• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Conocidas en inglés como Repetitive Stress Injuries (RSIs) las lesiones provocadas por esfuerzos repetitivos ocurren cuando existe un exceso de presión que es ejercida sobre una zona determinada del cuerpo, a causa de lo cual se genera una inflamación que causa dolor.

También puede provocar lesiones en los músculos o daños en los tejidos, pero la realidad es que siempre son producidas cuando se realizan movimientos repetitivos en una zona del cuerpo.

En realidad,  se trata de lesiones bastante comunes relacionadas con el esfuerzo físico, puede ocurrirle a personas que utilizan durante mucho tiempo el teclado del ordenador y a pesar que son más comunes en adultos los adolescentes pueden padecer este tipo de problema por utilizar por demasiado tiempo el ordenador, tocar instrumentos musicales o jugar con video juegos.

Lesiones provocadas por esfuerzo repetitivo 1Practicar deportes como tenis en el que deben hacerse movimientos repetitivos también puede ocasionar lesiones por esfuerzo repetitivo, que varían de acuerdo a cada persona tanto en su tipo como grado de gravedad.

Las zonas que más son afectadas son los hombros, rodillas, codos y talones y como existen actividades que requieren de un esfuerzo repetitivo como cargar objetos pesados o pasar durante horas los artículos del supermercado por la caja registradora puede causar esta dolencia, muchas horas accionando el Mouse también es causa frecuente de esta dolencia.

El utilizar equipamientos especiales cuando se practica un deporte es importante para evitar este tipo de lesiones.

Los más propensos a padecer problemas por esfuerzo repetitivo son los adolescentes que ocurren en los años de crecimiento.

La nutrición también es responsable, por lo menos en una parte, para no desarrollar esta enfermedad manteniendo los huesos firmes es indispensable una nutrición adecuada.

Algunos de los síntomas son:

  • Una sensación de adormecimiento y dolor en la zona afectada.
  • Dolor o adormecimiento en el cuello o en la espalda.
  • Debilidad o fatiga en brazos y manos.

Si no se realiza un tratamiento adecuado de inmediato el problema tiende a empeorar y gradualmente va impidiendo el desarrollo de las tareas cotidianas.

El médico primero tratará de diagnosticar de qué modo ocurrió la lesión y los movimientos generadores de dolor, puede realizarse una radiografía y una serie de análisis para descartar otro tipo de problemas.

Una vez diagnosticada la lesión por esfuerzo repetitivo el médico aconsejará no hacer uso del área utilizada y puede también recomendar un antiinflamatorio. Aplicar bolsas de hielo a veces puede mejorar el dolor y la hinchazón y la aplicación de masajes suele mejorar las contracturas.

Muchas veces será necesario realizar un programa de rehabilitación para ejercitar los músculos y no perder los movimientos de las coyunturas.

Sin embargo, la prevención siempre es la mejor medicina, hacer ejercicio y permanecer en actividad, realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento, es una buena forma de prevenir futuros problemas.

Es bueno también tener consciencia de la cantidad de veces que un movimiento se repite a lo largo del día y si es necesario realizar movimientos repetitivos lo ideal es descansar y hacer algo distinto durante media hora aproximadamente.