• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El tema del calzado es un asunto bastante amplio. Algunos hombres disponen de 10 pares mientras que otros siempre están a la búsqueda perpetua del par que lo cambiará todo. Lo fundamental es poseer las piezas fuertes del vestuario masculino, las que no pasan de moda, los zapatos icónicos, fabricados con piel de calidad tanto por su confección como por su estética.

Es importante tener al menos un bonito par de zapatos que dé ese toque final al look y que distingue al hombre del resto. Un par de zapatos bien escogidos puede cambiar completamente la apariencia del hombre a la hora de presentarse ante los demás.

El modelo Richelieu

Sin duda alguna se trata del modelo más elegante y para vestir mejor. Se reconoce por sus cordones que cierran el calzado, contrariamente a los Derbies que están constituidos de dos piezas de cuero, llamada orejas, y que tienen un cierre abierto. Richelieu y Derby son dos modelos de los más importantes del vestuario masculino. Los Richelieu existen en diferentes acabados, con la tradicional puntera floreada y la punta lisa.

Sneakers

El modelo Derby

Normalmente está formado de un empeine liso y existen habitualmente con una puntera floreada al estilo Richelieu. Un material que le va muy bien es el Cordován. Especialidad de los curtidores Horween de Chicago, se trata de una piel de caballo caracterizada por un magnífico color marrón rojo muy parecido al Burdeos. Lo que es fantástico con esta piel es que no hace falta darle cera. Basta simplemente con sacarle brillo.

Los modelos mocasines

Se trata de un modelo de calzado perfecto para los momentos de ocio, durante el verano, ya que hablamos de un valor seguro. Existen diferentes modelos, los mocasines Tassel loafers, los Penny loafers, y los mocasines de la casa Tod’s o Fairmount, muy prácticos para conducir, dada su gran adherencia.

Los modelos botines

Son perfectos para la temporada otoño-invierno y para un largo fin de semana en el campo. Estos zapatos protegen los pies del frío y de las intemperies. Cabe destacar que a la hora de su compra se debe priorizar una suela de goma, en vez de la tradicional suena de cuero, puesto que evita resbalarse y aísla mejor los pies del frío. En cuanto al material, lo mejor es optar por una piel resistente, o un cuero grasiento. Este tipo de piel es muy resistente y se le saca lustre con total facilidad.

Existen muchos modelos, sobre todo en Inglaterra donde han sabido crear a lo largo de los siglos los modelos indispensables como los chelsea, los jodhpur, o los botines derby con la puntera florezda, que vuelven a estar muy de moda. En cuanto al look, estos botines se pueden llevar con unos jeans decorados con un bonito burlete, para ese lado mucho más londinense, o con un pantalón de pinzas de franela, para una apariencia mucho más formal.

Los modelos de bucles

Desde su creación en 1945 por el célebre zapatero inglés John Lobb, este modelo había desaparecido de la circulación. No obstante, el modelo vuelve con fuerza. La vuelta es flagrante en las colecciones de cara a la próxima primavera-verano, con proporciones más contemporáneas. Diferentes modelos existen con uno o dos bucles, con puntera floreada, y suelas en crepé. Este modelo tiene la ventaja de sujetar con firmeza el pie y ser fácil de colocar.

Los modelos slippers

Desde que dejaron los apartamentos enmoquetados de los aristócratas y que pisan el asfalto de las ciudades, podemos decir que tienen el viento a favor. Al lado del modelo clásico aparece una multitud de versiones a nivel de la parte superior del empeine del calzado, que se confecciona actualmente en franela tartán, con tachuelas, bordados de heráldica, en tweed Harris, cuero liso, calaveras, el escudo del Reino Unido, etcétera.

Esta diversidad permite pasar de un universo a otro. Se puede llevar un estilo muy chic con un par de slippers brillantes, o presentar un look mucho más rock, con un par de zapatos de franela tartán escocés o añadiendo unas tachuelas brillantes, todo en función de los gustos.