• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El aloe vera es una planta que presenta muchas propiedades y que contiene vitaminas A, B, C, E, sales minerales, aminoácidos, enzimas, saponinas, antioxidantes, etcétera. El uso cosmético es múltiple y variado, y sus beneficios sobre la piel son enormes. Hoy vamos a descubrir algunas de las posibles aplicaciones sobre la epidermis de este producto natural, cuyos beneficios no dejan de sorprender.

La hidratación de la piel

La pulpa del aloe vera tiene un alto contenido en mono y en polisacáridos, y no hay nada mejor para retener el agua. De esta forma ayuda a la piel a conservar su humedad. Y como además está compuesto en un 99% de agua, se trata de un producto que aporta una gran cantidad de humedad a la piel.

Las quemaduras del sol

Su función más eficaz es la de combatir las quemaduras provocadas por el sol. Después de sufrir la abrasión del sol sobre la epidermis, un poco de gel de aloe vera, aplicado durante 1 ó 2 días, son suficientes para el aliviar el dolor y la irritación. El aloe vera es un fantástico hidratante que actúa directamente sobre la quemadura a través de sus 80 elementos nutritivos. Si tenemos una planta de aloe vera en casa, podemos cortar directamente una hoja, y aplicar el gel sobre la piel.

Belleza

La elasticidad de la piel

El aloe vera ofrece una gran elasticidad a la piel, y permite que esta pueda soportar mejor las agresiones externas e internas, en caso de una comida demasiado copiosa. También permite evitar las estrías, realmente se trata de un producto que vuelve a dar toda su flexibilidad a la piel.

Las quemaduras

Un golpe de sol no es otra cosa que una quemadura de la piel. Si bien hemos dicho que el aloe vera funciona muy bien para combatir los golpes de sol, también ayuda para otro tipo de quemaduras. Favorece y calma la piel agredida, pero igualmente favorece la cicatrización. El aloe vera tiene propiedades calmantes y regeneradoras. Esta planta ayudó a curar las quemaduras de los supervivientes de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki.

La cicatrización

El aloe vera es un excelente agente cicatrizante, gracias a uno de sus azúcares complejos que contiene. La forma de aplicarlo es en cataplasma, poniéndolo debajo de una gasa, o directamente sobre la piel. No solo favorece la cicatrización, activando la regeneración de las células, sino que además, el gel ofrece elasticidad a la piel, lo que garantiza una epidermis más bonita después de la quemadura.

Piel grasa

Entre las múltiples propiedades que podemos descubrir del aloe vera, está el de ser un excelente antiinfeccioso y antibacteriano. Aplicando un poco de gel de aloe vera podemos regular la parte más grasienta de la piel, al tiempo que la saneamos.

Combatir el acné

Gracias a todas las propiedades mencionadas, más las propiedades antiinflamatorias y calmantes, el aloe vera en gel es uno de los mejores productos para el cuidado de la piel de los hombres. No digo con esto que solucione todos los problemas de acné, sin embargo es un aliado fantástico para combatir la irritación de la epidermis y la presencia de granos. Además tiene un efecto peeling una vez seco sobre la piel, por lo tanto esto ayudará también a mantener una piel lisa durante más tiempo.

Depilación y afeitado

El aloe vera puede utilizarse perfectamente como bálsamo para después del afeitado o para después de la depilación. En realidad se trata de un producto que calma cualquier tipo de agresión sobre la piel.

El champú de aloe vera

El aloe vera está perfectamente indicado para el cuidado del cabello. En realidad no se trata tanto del pelo, sino más bien del cuero cabelludo. Normalmente maltratado por la contaminación, por la cal del agua o por el estrés, la piel del cuero cabelludo sufre a diario, y el champú no termina de solucionar el problema. Utilizando un champú a base de aloe vera, la piel se encuentra más hidratada y calmada, evitando así la presencia de caspa.