• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Antes de presentar los beneficios del aceite para barba, volvamos un momento sobre el mecanismo que se esconde detrás de los pelos que crecen sobre la cara. Cada uno de ellos está hidratado permanentemente por el sebo que es producido por las glándulas sebáceas. Estas glándulas, situadas en las cavidades de la piel, son más o menos activas, pero de su buen funcionamiento depende la calidad de los pelos.

Cuando estos pelos faciales se hacen más largos, las glándulas comienzan a tener dificultades para proporcionar toda la cantidad necesaria de sebo para garantizar la correcta hidratación del pelo. Y aquí llega el problema, empezamos a sentir que la barba pica, y al final terminamos por rasurarla completamente.

Si este caso ya lo habéis vivido, no se trata ahora de lamentarse, puesto que existe una solución muy sencilla, el aceite para barba.

El aceite para barba pretende compensar la producción insuficiente de sebo de las glándulas sebáceas, y ofrecer más vitalidad a todo el pelo facial. De esta forma, en vez de sentir que la barba es algo molesto, que pica, que está poco hidratada, y que no es bonita, podemos aplicar buen producto cosmético para presentar una barba suave y sedosa.

Barba-cuidada

Beneficios para la barba y la piel

Probablemente la historia de las glándulas sebáceas nos ha recordado cuestiones superadas sobre una piel demasiado grasa. Esto es lo que suele ocurrir cuando las glándulas sebáceas funcionan a pleno régimen, por ejemplo durante la adolescencia.

Sin embargo, cuando llevamos una barba bastante larga, nos encontramos con el problema inverso, es decir que la piel se vuelve más seca e irritada, puesto que los pelos utilizan no solamente todo el sebo disponible, sino que las puntas de los pelos recién cortados rascan la piel, lo que realmente es algo molesto.

El aceite para barba, aplicado de forma uniforme, puede ayudar a solucionar este problema. Nuestro consejo es utilizar un peine adaptado para extender correctamente el aceite en profundidad, de la forma más uniforme posible. La idea está, no en utilizar aceite sobre la piel directamente, sino en suavizar los vellos desde su base, para que no terminen por agredir la piel.

Una barba con más estilo

Aquí no hay muchos secretos, un pelo saludable ofrece un mejor resultado estéticamente hablando. No solamente podemos pasar el peine para colocar correctamente los pelos, sino que además podemos ofrecer un aspecto mucho más saludable y, por tanto, una mejor impresión. De esta forma evitamos un look descuidado que realmente no es nada recomendable, salvo que este estilo sea el que se esté buscando.

Aceites perfumados

Los fabricantes de aceite para barba tienen a su disposición un amplio abanico de aceites esenciales que utilizan para perfumar sus preparaciones, permitiendo ofrecer un aroma discreto y masculino a lo largo de todo el día. Un ejemplo claro es el aceite esencial de sándalo, muy utilizado en este tipo de cosméticos. No olvidemos que este puede ser un punto fundamental, así como el de la suavidad, para convencer a la pareja de que llevar una barba puede ser algo elegante, delicado, y bonito.

Las alternativas

Evidentemente existen bálsamos para barba que tienen un doble uso. No solamente permiten hidratar, sino dar mayor consistencia a la barba. Por ejemplo, es ideal para aquellos que tienen un pelo poco denso, y que buscan más volumen, permitiendo así ofrecer una orientación a los pelos, para aquellos que los tienen un tanto desorganizados, o que prefieren diseñar mucho mejor la barba en función de sus gustos.

Como consejo final, si acabamos de empezar a dejarnos crecer la barba, y simplemente buscamos un producto que nos permita sanear e hidratar la barba, lo ideal es escoger simplemente el aceite para barba. Si somos más experimentados y queremos un producto que permita una barba mucho más estructurada, entonces el bálsamo es el cosmético que debemos utilizar.