• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

A todo el mundo le atrae la higiene de vida escandinava. Inventada en el siglo XIX por Pehr Henrik Ling, la gimnasia sueca seduce a un gran número de público, tanto femenino como masculino. Rebautizada Swedish Fit, trabaja la musculatura del conjunto del cuerpo a través de ejercicios variados. Hoy pretendemos ver cuáles son sus beneficios, cómo se desarrolla una sesión, y por qué esta disciplina está tan en boga.

Qué es la gimnasia sueca

Se trata de un deporte muy popular en Suecia, y que ha obtenido un amplio éxito en salas de deporte y en gimnasios desde hace algunos años. Su principio consiste en encadenar movimientos sencillos a ritmo de la música.

Mezclando ejercicios de cardio y de musculación, tal y como hace el crossfit, la gimnasia sueca también desarrolla la resistencia del conjunto de los músculos del cuerpo. Los abdominales, los glúteos, los brazos y las piernas se ven solicitados a la hora de realizar una serie de encadenamientos y de movimientos propuestos por esta disciplina.

Los beneficios de la gimnasia sueca 1

Un deporte completo para todos

Si la disciplina parecía inicialmente gustar a las mujeres, la gimnasia sueca seduce hoy en día a cada vez más hombres, de cualquier nivel. Se puede escoger el nivel básico, estándar, o intensivo. Por tanto es una disciplina que sirve tanto para principiantes como para deportistas con mayor recorrido, ya que cada cual progresa a su propio ritmo.

Cada sesión dura aproximadamente una hora y comienza por un calentamiento para despertar los músculos suavemente. Después le siguen diferentes ejercicios, y estiramientos para trabajar la flexibilidad. La sesión termina con ejercicios de relajación, hasta recuperar la calma.

Deporte y bienestar

A través de la música, y conducidos por un profesor, los alumnos integran un grupo dinámico y realizan deporte sin apenas darse cuenta. Se trata de posturas lúdicas compuestas de encadenamientos fáciles de retener, y son perfectos para activar las endorfinas, una hormona que combate naturalmente el estrés.

Lo básico de este deporte reside en el desahogo musical, ya que la gimnasia sueca se declina en varias variantes para satisfacer a todos los públicos. De esta forma podemos encontrar cursos que se centran más en la danza y otros que trabajan de forma particular el cardio para quemar un mayor número de calorías. Para los adeptos al running, la gimnasia sueca propone igualmente correr al ritmo de la música.

Basta con llevar un par de zapatillas de deporte y ropa cómoda para practicar este deporte.

Los beneficios de la gimnasia sueca

A primera vista la gimnasia sueca parece una actividad suave, pero ofrece muchos beneficios en el organismo. Si se practica con frecuencia, permite desarrollar una mayor resistencia, aumentar la flexibilidad, trabajar diferentes posturas, reforzar los músculos, quemar calorías, y eliminar el estrés y la ansiedad.

Las sesiones se desarrollan en un ambiente de convivencia, y en pocas semanas la silueta queda definida, se refuerza la masa muscular, y mejora el estado de ánimo. Cada sesión se desarrolla al ritmo de la música que motiva y anima a los deportistas. No se trata de un deporte de competición, ya que esta actividad va dirigida a todo el mundo, puesto que se puede dominar en poco tiempo. Cada cual puede comenzar a su propio ritmo y volver a practicar deporte sin esfuerzo.

Placer y bienestar general

Cuando se comienza a practicar un deporte, es fácil desmotivarse a las pocas semanas. Algunas actividades fuerzan demasiado el cuerpo, y la presencia de agujetas se convierte en una tortura. Con la gimnasia sueca, volvemos a descubrir el placer de movernos y desahogarnos sin sufrir daños. Esta vez la noción de competición se ve reemplazada por el espíritu de la convivencia.