• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Tratar los signos de la edad se ha convertido en una preocupación para los hombres que se cuidan y están pendientes de su imagen pública. En un mercado muy competitivo, que no deja de desarrollarse, es bueno conocer la oferta tan amplia que hoy en día se ofrece en productos de cosmética antiedad.

Los hombres y los signos de la edad

Los signos del envejecimiento se instalan de forma más tardía en los hombres que en las mujeres. La piel, al ser más gruesa, hace que las arrugas sean más pronunciadas, y más difíciles de corregir. Los primeros signos de la edad aparecen en el contorno de los ojos, en las patas de gallo, y en los signos propios del cansancio.
modelo posandoMás tarde, aparecen las primeras arrugas de expresión en la frente y en otras partes de la cara. El envejecimiento de la mujer es el resultado de la falta de producción hormonal, ligada a la menopausia. Su piel se hace más fina, pierde densidad y se seca con mayor rapidez.
Por esta razón, sus cuidados antiedad no se adaptan a la piel de los hombres, que necesitan corregir ciertos desequilibrios hormonales, utilizando fórmulas más nutritivas que normalmente tienen tendencia a hacer que la piel de los hombres sea más grasa.

Algunos consejos

Se debe llevar cierta higiene de vida: una alimentación variada y equilibrada, un sueño reparador, practicar algún tipo de deporte… Dos cosas se deben evitar para retrasar el envejecimiento: el tabaco y el sol. Los rayos UV representan hasta un 85% del envejecimiento cutáneo.
Existen pocos activos eficaces reconocidos por los dermatólogos para corregir los signos del envejecimiento en la piel. Las dos moléculas principales son el Retinol y la Vitamina C ácida que actúan a nivel de la dermis, sobre la producción de colágeno y de elastina.
Éstos se adaptan a todos los tipos de piel, salvo a las pieles extremadamente sensibles o reactivas. Entre las moléculas que han demostrado una verdadera eficacia dermatológica, podemos encontrar el Ácido Glicólico, el Ácido Salicílico, y los ácidos de las frutas (AHA).