• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Existen diferentes pieles y cada una tiene sus necesidades específicas. Hoy vamos a ver algunos consejos sencillos para el cuidado de la dermis masculina. Ciertamente conviene centrarse en cómo cuidar la piel especialmente a largo plazo.

Piel grasa, eliminar el acné y los puntos negros

La piel grasa es el resultado de una sobre actividad de las glándulas sebáceas. Su papel está en producir una materia grasa que transpira por los poros para proteger la piel de las agresiones externas, e hidratarla reduciendo la evaporación del agua. El inconveniente de una piel grasa es que suele ir acompañada de granos, puntos negros, y de un aspecto aceitoso muy molesto. Estos desarreglos se sitúan principalmente a nivel de la zona T del rostro, es decir la frente, la nariz y el mentón.

En la adolescencia, cuando la producción de sebo alcanza su paroxismo, puede aparecer el acné. Un exceso de materia grasa tapona los poros y provoca una infección. En el 80% de los casos, esto termina en la edad adulta, salvo en los casos de acné severo. Para el tratamiento de una piel grasa, lo más sencillo y más eficaz es usar un gel limpiador con el fin de desprenderse de las impurezas ligadas al sudor, al sebo o a la contaminación. De esta forma se matan dos pájaros de un tiro, puesto que la limpieza del rostro y se eliminan igualmente las toxinas y las células muertas.

Hombre desnudo

Piel seca, la hidratación

Una piel que se pela, una piel que pica, que se escama, y todo a pesar del film hidrolipídico que protege y lubrica la piel naturalmente, termina secándose con el paso del tiempo. Algunas personas pueden presentar un problema de regulación de lípidos. La piel está menos hidratada y seca. En ambos casos, para evitar rascarse hasta hacerse sangre y aliviar eventuales picores, se recomienda hidratar la piel con ayuda de una crema. Y si se tiene la piel del rostro seca, un consejo para ganar tiempo, aplicar crema después del rasurado. De esta forma, en un solo minuto se hidrata y se calma la piel de la abrasión de la cuchilla.

Piel negra o mestiza, evitar los vellos enconados

Contrariamente a las ideas recibidas, la piel negra o mestiza no lo resiste todo. Es verdad que su grosor asociado a una tasa de melanina y de sebo más importante ralentiza su envejecimiento. Pero la piel negra se deshidrata con mayor frecuencia que una piel clara. Perfectamente adaptada a un medio tropical, sin embargo es más sensible al clima seco. Para su cuidado, la recomendación práctica es la misma que para las pieles secas. Otra singularidad es que las pieles negras o mestizas quedan más marcadas en caso de acné o de sufrir picores, y también son más débiles a la hora de presentar vellos enconados.

Consejos para el cuidado diario de la piel

Para los más reticentes a los cuidados del rostro, cremas hidratantes y depilación láser, algunos ejercicios de gimnasia del rostro pueden ayudar a combatir el envejecimiento prematuro de la piel. El rostro, al igual que el resto del cuerpo, puede desarrollar la musculatura. Se trata de un medio sencillo para preservar la tonicidad y retrasar los efectos del relajamiento cutáneo. Si bien es cierto que no se puede hacer nada para la nariz y las orejas que crecen a lo largo de la vida, siempre es posible combatir la progresión del doble mentón. Para ello, se levanta la cabeza, se mira hacia arriba, se abre y cierra la boca lentamente unas 30 veces.

Para mayor eficacia, se cruzan los brazos sobre el pecho y se apoyan sobre las clavículas. Si se quieren combatir las ojeras, hay que apoyarse suavemente sobre la esquina externa de los ojos, cerrando los párpados durante 20 segundos. El ejercicio se repite entre 3 y 4 veces, y realmente funciona.

Finalmente, los que disfrutan comiendo pueden alegrarse puesto que para hidratar correctamente la piel, una buena alimentación puede ayudar, a condición de poner el acento en los alimentos adecuados. La piel se seca cuando le faltan lípidos. Por consecuencia, comer un poco de grasa es necesario para proteger la piel. Igualmente, la fruta, rica en agua, ayuda a hidratar la piel. No obstante, de nada sirve beber litros de agua, basta con llegar al consumo diario de un litro y medio.