• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El sobreentrenamiento es el principal culpable. La musculación es el equilibrio delicado entre realizar lo suficiente para estimular los músculos, y no hacer demasiado porque retrasaría los progresos. El sobreentrenamiento puede tener varias causas, y las más comunes están directamente relacionadas con la frecuencia de las sesiones. Conviene establecer días de descanso y olvidarse de los problemas de doble split, dos veces al día, 6 días a la semana. En su mayoría, los mejores profesionales se limitan a una sesión semanal de trabajo con cada grupo muscular.

Las sesiones maratonianas

La duración de las sesiones es una cuestión sencilla, de 30 a 90 minutos, y no más de este tiempo. Con entrenamientos de 2 horas, se termina por caer en el sobreentrenamiento. La capacidad de energía tiene sus límites más allá de los cuales el cuerpo no puede ir más lejos. No conviene confundir el sobreentrenamiento o la duración de las sesiones con la intensidad, definida por el grado de esfuerzo proporcionado.

Es importante superar las capacidades momentáneas de esfuerzos a través de la intensidad, es la fórmula del desarrollo muscular. Si se entrena con ardor, las sesiones serán cortas. Si se entrena a un 110% de intensidad, el ritmo no se puede mantener mucho tiempo. Y si se puede mantener más tiempo, es que no se está forzando lo bastante.

Musculación

La falta de sueño

No existen secretos, si no se duerme lo suficiente, no es posible entrenarse con total capacidad. A lo largo de la fase del sueño, el cuerpo se regenera. Si este periodo de regeneración se oculta, no se desarrolla la musculatura porque la recuperación estará incompleta. La falta de descanso equivale a un desastre muscular garantizado.

El entrenamiento aeróbico y el fanatismo

El cardio training es eficaz, esto es algo comprobado. Una de las razones por las cuales los expertos están sorprendidos es por la práctica muy extendida del trabajo aeróbico en el marco del entrenamiento de musculación. Utilizado de forma correcta, el entrenamiento cardio permite perder grasa y aumentar la resistencia, dos cualidades necesarias para aquellos que practican en serio el bodybuilding.

Cuando se realiza correctamente, este tipo de entrenamiento estimula el metabolismo y disipa las calorías. El peligro se encuentra en los excesos. Algunos deportistas tienden a querer hacer demasiado y terminan por abusar. Una sobredosis de cardio se traduce por un estancamiento en los progresos. Para una correcta dosificación conviene vigilar los signos, como puede ser el cansancio, la falta de tono, la pérdida de apetito, y un sentimiento general de debilidad a lo largo del entrenamiento.

Una alimentación inadaptada

El entrenamiento con cargas obliga a que los músculos aumenten de volumen, a condición de que el régimen del atleta garantice un aporte adecuado en nutrientes. Con las cantidades suficientes, los nutrientes proporcionados por los alimentos y los suplementos forman el carburante para el desarrollo muscular.

Las proteínas magras, los glúcidos complejos y los lípidos son fuentes de calorías necesarias para la musculación. Incluso si el plan de entrenamiento está bien concebido, que se realizan los tiempos adecuados de descanso, y que el modo de vida está alejado del estrés, una alimentacion anárquica terminará por impedir los progresos.

Sobrealimentación y falta de alimentación

Un exceso de calorías se transforma en grasa, un déficit imposibilita la progresión. Supongamos que se sabe cómo comer, ya está cumplido la mitad del programa. La otra mitad consiste en llegar a un equilibrio entre sobrealimentación y falta de alimentación. Cualquier excedente calórico a lo largo de las actividades será almacenado en forma de tejido adiposo, mientras que una falta de calorías debilita el cuerpo.

Los que no se alimentan correctamente terminan por no progresar. Para practicar musculación de alto régimen y garantizar un esfuerzo cardio serio, hacen falta alimentos sanos y nutritivos en cantidad. Los mejores resultados se obtienen haciendo entre 4 y 6 comidas diarias, cada 2 a 3 horas.