• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Para estas fechas que corren, el invierno no tiene por qué desanimarnos de hacer deporte. Lo único que hay que hacer es adaptarse a las circunstancias.

Si una de las variantes que os ofrecíamos desde aquí era el deporte de Snowboard, hoy traemos otra posibilidad igual de interesante para todos aquello que no quieren quedarse en casa viendo nevar.

Al igual que en verano es reconfortante salir a la montaña a caminar durante horas, también lo es hacerlo si ésta está cubierta por un manto blanco de nieve.

Por lo general, y sin unas condiciones climatológicas realmente adversas, un día de sol en una pradera nevada o una montaña cubierta de nieve, pueden ser lugares increíbles para salir de marcha.Marchar por la nieve 1

Al contrario de lo que muchos están pensando, no se trata de salir a dar un paseo a contemplar lo que hay alrededor. Se trata de salir a marchar a una cierta velocidad.

Es el ejercicio aeróbico de baja intensidad por excelencia. Mientras que si estamos dando un paseo andamos de forma irregular, cuando marchamos, salimos a una velocidad no muy alta pero constante.

Ésto permite a nuestro cuerpo obligar al corazón a llevar un ritmo relativamente alto, que a partir de los veinte minutos comenzará el proceso de termogénesis.

No os extrañe cruzaros con muchos culturistas a punto de competir saliendo de marcha. Es la forma que les permite eliminar grasas sin hipotecar sus múculos.

Además, en un contexto de nieve, tendremos una pequeña resistencia que vencer. Cuando los pies se hunden la nieve habrá que forzar para sacarlos.

De esa manera estaremos uniendo la velocidad de marcha junto al esfuerzo de andar por encima de un elemento que va a frenarnos cada vez que tratemos de continuar.

Por lo tanto es un ejercicio ideal para activar el cuerpo y nos desaprovechar el tiempo mientras cae la nieve.

¿Quién dijo que el invierno y la nieve son para quedarse en casa y disfrutar?

La duración ideal de este ejercicio sería en torno a una hora si es para principiantes, dos horas para los que ya tienen algo de experiencia y a partir de tres horas para los experimentados.

Creed en los beneficios de marchar. Vuestro corazón os lo agradecerá.