• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Quienes practican natación como un deporte habitual, literalmente aman el agua y no solo toman su práctica como una actividad física sino también como un modo de alejar el estrés diario, comenzar bien el día y mantenerse en forma. Todos los objetivos llevan a disfrutar de características similares, relajarse, practicar un deporte sumamente completo, sentirse bien y mejorar físicamente.

A este tipo de nadadores se los conoce como recreativos, ya que hacen de este deporte una actividad regular y son metódicos y entusiastas incansables que mantienen como un ritual que incluye mejorar su técnica e incluso añadir ejercicios que ayudan a tener una mejor performance.

También están quienes practican la natación recreativa pero prefieren desarrollarla como una actividad más relajada que les sirva para sentirse bien, tener mayor energía, disfrutando del agua y de todos los beneficios que aporta a la salud.

Cualquiera sea la forma elegida para la práctica de natación recreativa lo importante es que el tiempo diario que se dedique a esta actividad sea para desconectarse de la rutina diaria y “sumergirse” en un mundo especial donde tanto se puede estar solo o bien compartirlo con otros deportistas y hasta inscribirse en clases en grupo.

natacion recreativa

La natación es un entrenamiento físico perfecto porque es variado y de ahí que nunca se transforma en un ejercicio monótono y a pesar que solo existen cuatro estilos es posible realizar diferentes ejercicios para mejorar la técnica, flexibilidad y sensibilidad de ciertos músculos como la zona de los muslos superiores e inferiores.

Asimismo, en la natación recreativa es posible mezclar estilos, velocidad y hasta cambios de ritmo por lo tanto el deportista siempre encuentra nuevos estímulos para seguir practicando.

La práctica de natación mejora de forma importante el rendimiento de la musculatura y hace que el uso de la energía vaya variando de manera considerable dependiendo de los distintos estilos.

Los especialistas recomiendan que aquellos que comienzan a practicar natación recreativa comiencen con el estilo crawl, aumentando gradualmente el ritmo para seguir después con los otros estilos, braza, mariposa y espalda, variaciones que paulatinamente permitirán crear ejercicios más dinámicos.

El objetivo de la natación recreativa es que sin importar la edad se pueda disfrutar de este deporte tan completo de manera agradable y también divertida, acercando a personas que llevan una vida sedentaria a jornadas más activas.

Por lo general, una sesión de natación requiere de una hora de tiempo, diez minutos serán para hacer ejercicios de calentamiento, para pasar a la parte principal por cuarenta minutos, finalizando con un vuelta a la calma de otros diez minutos.

Dentro de las actividades acuáticas recreativas existen hoy varias que buscan brindar entretenimiento y fomentar la actividad física de manera progresiva. Así, es posible elegir entre el Aquagym que incluye actividades aeróbicas y trabajar los distintos grupos musculares o el Waterpolo, un deporte perfecto para quienes gustan de las actividades físicas en equipo.

Por último, siempre existe la posibilidad de buscar un horizonte más profesional y pasar de la natación recreativa al socorrismo acuático que incluye el adiestramiento para prestar socorro en caso de accidente, tanto en una piscina pública como en la playa.