• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La carnitina es una substancia derivada de dos aminoácidos, la lisina y la metionina, que juega un papel importante en el transporte de ácidos grasos. Consumir productos a base de carnitina es un modo que se ha extendido mucho en ciertos medios deportivos desde comienzos de los años 90, con el fin de mejorar los rendimientos físicos.

Productos adelgazante a base de carnitina también han aparecido en el mercado con el pretexto de que su acción sobre el metabolismo de los ácidos grasos conllevaba una mejora de la movilización de las grasas, y por lo tanto un efecto adelgazante.

Este efecto es buscado a la vez por personas que quieren adelgazar y por especialistas de la musculación que desean transformar rápidamente su masa grasa en masa magra (músculo).

La dosis habitualmente recomendada es de 1000 mg a 2000 mg en forma de L-carnitina, acetil-L-carnitina o L-carnitina-L-tartrato en el desayuno, en las comidas anteriores y posteriores al entrenamiento. Es posible procurarse carnitina en comprimidos pero también en carnitina líquida.

CarnitinaEl problema es que el efecto atribuido a la carnitina no existe. No hay pruebas científicas de ello. En efecto, la investigaciones han demostrado claramente que este suplemento no aumenta ni el contenido en carnitina en los músculos, ni la producción de energía durante el esfuerzo. La sola ventaja que ha sido posible poner en evidencia es que la carnitina podría reducir el estrés muscular después del esfuerzo.

De hecho, el régimen del deportista no difiere mucho del régimen normal. Si hacéis deporte, tenéis necesidad de una alimentación variada, abundante, que debe respetar las reglas generales de la dietética. En ningún caso no se debe favorecer ningún tipo de alimento con relación a otros.

Así pues la carnitina es un complemento que en sí mismo no es malo, pero cuyos efectos prácticos están todavía por demostrar, y son muchos los nutricionistas que no le dan mayor valor que a otro tipo de suplementos nutricionales, por lo tanto, atribuirle efectos milagrosos es tan absurdo como creer que el músculo puede crecer por sí mismo sin esfuerzo físico.