• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Ayer hablábamos de la necesidad de comprar unas zapatillas de correr adecuadas a nuestras características y como escoger bien determinaba muchas veces nuestro rendimiento y reducía considerablemente nuestro riesgo de lesión.
Pero lejos de estas consideraciones básicas, la información quedaría incompleta si no hacemos referencia a las partes cruciales que tiene una zapatilla deportiva, más concretamente, a su interior, que es en esencia, el que determina las cualidades y por tanto nuestras necesidades. Una evaluación detenida ayuda a escoger de forma certera y acertar en esta elección, mejorando y amortizando más nuestro dinero.

  • Partes de una zapatilla de correr 1Parte superior: Quizá es la más mediática, ya que hay que buscar un diseño que nos guste y nos entre a los ojos. Aunque parezca mentira, hay una verdadera industria girando alrededor del tema de diseños y colores, y la mayoría de gente suele escoger la compra fijándose en un 90% en esta parte, que es importante, pero no determinante. Como consejo general, fijaos bien en el tema de la transpiración, así como los soportes laterales y la forma de los cordones.
  • Plantilla: Es la parte que hace que el pie se apoye en el suelo, por tanto debe ser confortable pero también anatómica, si te notas muy extraño en ella, busca otras.
  • Base: Es la parte que evita notar los materiales de la zapatilla, y también del terreno.
  • Media suela: Gomas inyectadas para conseguir amortiguar. Es una de las partes que marcan la diferencia entre zapatillas. Normalmente llevan más en talón y menos en la punta.
  • Amortiguación: Aquí ya estamos en el terreno importante, ya que el volumen de los amortiguadores determina la «gama» de zapatilla que estamos comprando.
  • Soportes: La estabilidad y evitar la torsión de los tobillos es su función primordial. No los descuides jamás.
  • Suela: Tema esencial, a la vez que simple. Si tus entrenamientos son en terreno liso, las suelas también deben serlo, y vas por caminos o por montaña, mientras más rayas y zanjas mejor, ya que aumentará la tracción sobre el terreno.