• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las rutinas de entrenamiento para brazos persiguen en muchos casos realzar su forma intentando darle volumen al pico del bíceps, en tal sentido, muchos recomiendan realizar determinados ejercicios para lograrlo.
El problema con esto es que la forma del músculo está determinada en nuestras bases genéticas, si en principio no contamos con bíceps cortos, no importa cual y cuantos ejercicios hagamos, el pico no se desarrollará con ese aspecto elevado y redondeado.
La idea de que ciertos movimientos como el curl predicador ayudan a desarrollar un gran pico de bíceps probablemente comenzó con el culturista Larry Scott, él utilizaba mucho el banco predicador y tenia grandes brazos con picos altos, por lo que muchas personas asumieron que este ejercicio fue el responsable de tal desarrollo.
La idea fue repetida y replanteada en las revistas de culturismo hasta convertirse en una afirmación, sin embargo, Scott hubiera tenido el mismo desarrollo de bíceps -incluyendo los picos- sin importar cual entrenamiento de brazos hiciera.
Larry ScottPor eso mismo vemos como muchos culturistas profesionales tienen brazos enormes pero con un pico bastante plano, es algo que no se puede modificar con el entrenamiento. Lo que si podemos hacer es mejorar las proporciones al buscar el equilibrio entre las formas de nuestros músculos.
Incluir determinados ejercicios en la rutina de pesas nos permitirá aumentar el tamaño de aquellas porciones de músculo que nos lleven a una figura estéticamente armónica.
Para incidir sobre el pico del bíceps, la mayoría de la gente tendrá mejores resultados usando movimientos compuestos tales como dominadas de agarre estrecho y curl de bíceps parado con barra, en lugar de hacer los llamados ejercicios de forma.
No es que éstos no sean efectivos sino que se hacen persiguiendo objetivos equivocados. Incluir los curls Scott normales e invertidos, los curls martillo y los curl de bíceps en banco inclinado con agarre supino, que inciden principalmente sobre la cabeza corta del bíceps, es efectivo para modelar los bíceps pero no exclusivamente para mejorar la forma de sus picos.
Por tanto, es necesario abandonar la creencia de que se pueden construir brazos con picos similares a los de Larry Scott con esos movimientos si no se cuenta con la materia prima para comenzar; es decir, si no se ha sido bendecido genéticamente con tal característica.
En todo caso plantea tu entrenamiento para alcanzar la mejor forma que es capaz de proporcionarte tu figura sin intentar emular los logros de otros, busca el equilibrio y la simetría en tus formas. Alcanzarlas significa el éxito.
Para los que no tienen claro a que me refiero con el desarrollo del pico del bíceps, les dejo los siguientes vídeos donde los fisicoculturista Brad Hollibaugh y Chris Bennett posan mostrando picos como montañas.

Brad Hollibaugh posando bíceps

 

Chris Bennett posando bíceps