• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Seis de cada diez hombres usan boxers, y ciertamente es el modelo preferido en cualquiera de sus gamas de precio y de marcas: Tommy Hilfiger, Calvin Klein o Diesel. A la vez práctico y cómodo, el boxer reúne todas las ventajas que buscan los caballeros, e igualmente aquellos que lo aprecian por el placer de la vista.

El come-back del calzón

Todos pensábamos que había desparecido a comienzos del año 2000, sobretodo descartado por el pantalón slim, y sin embargo vuelve a surgir ya que que los pantalones amplios vuelven de nuevo a los fondos de armario. Así pues, la ropa interior masculina hace lo mismo, y el calzón vuelve a estar de moda.

Informal para algunos, ultra-sexy para otros, el caso es que hay opiniones para todos los gustos, aunque en algo todos están de acuerdo, y es que contrariamente a la mayoría de otros modelos de lencería masculina, esta pieza casi vintage se atreve con estampados, rayas, cuadros, y todo tipo de grafismos.

Sexy Back

En el lado contrario del calzón, la ropa interior para hombre más sexy se desmarca del resto. Se trata de modelos ajustados, basándose en una iconografía cargada de testosterona, tal y como los presentan la publicidad de ES Collection, o los vídeos de Andrew Christian.

Ropa-interiorDentro de la moda sexy encontramos modelos de lo más atrevidos: desde el string, pasando por el jockstrap, y el clásico slip. No obstante, la cosa se juega en los cortes, los colores, las texturas y cierto tipo de novedades para realzar el volumen de los atributos y de las nalgas en muchos casos. En realidad se trata de ir cómodos, al tiempo que se provoca el gusto por lo excitante y prohibido.

¿Y para dormir?

Con ocasión del Salón Internacional de Lencería, los hombres declararon todo acerca de sus costumbres a la hora de irse a la cama: de esta forma, 45% de los hombres preguntados dicen dormir con ropa interior, mientras que un 33% dice dormir desnudo. En cuanto al resto… lo hacen en pijama. Así pues la pregunta es de rigor, ¿está de vuelta el pijama para hombre? Quizás en otro momento debamos tratar esta cuestión con más detalle.