• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Santander presenta una magnífica bahía, montañas, acantilados, bonitas playas de arena fina, monumentos de interés arquitectónico, y muchas otras cosas más. Hoy en día Santander se ha convertido en un destino turístico de primer orden para los amantes del litoral cantábrico y de los pintorescos pueblos costeros. Las mejores ofertas de viajes de Buscounchollo.com ofrecen viajes para todos los bolsillos.

Gracias a su situación geográfica y a su oferta turística, Santander suele ser un lugar de visita obligada por parte de familias que buscan tranquilidad, bonitas playas, y una paleta amplia de actividades para toda la familia. Buscounchollo.com es una buena opción para encontrar el viaje que mejor se adapta a cada necesidad.

La Península de la Magdalena

El Palacio de la Magdalena se encuentra en un gran parque situado en una península que domina la entrada de la bahía de Santander. El parque ofrece muchas actividades para realizar en familia, puesto que dispone de una zona de picnic con un área de juegos para los niños, un zoológico gratuito donde se pueden ver focas, pingüinos, y lobos de mar, tres carabelas que recuerdan el viaje de Francisco de Orellana al océano Pacífico, y una zona de playa.

Santander, una ciudad que merece la pena visitar 1

El acceso al parque es gratuito, pero requiere de cierta resistencia para poder recorrer las 24 hectáreas que mide toda la zona. En todo caso siempre existe la posibilidad de tomar un tren que da la vuelta a toda la península.

El Parque de La Vaguada de las Llamas

Más conocido como el Parque de Las Llamas, esta zona recreativa mide más de 800.000 metros cuadrados y fue inaugurado en 2008. Se encuentra en la prolongación del Palacio de Deportes y del estadio de fútbol del Sardinero.

El parque dispone de una zona de juegos para niños, bonitos puentes de madera que atraviesan los lagos donde viven animales como patos, pistas de baloncesto y carriles para montar en bici, o por donde pasear o practicar patinaje. Esta amplia zona dispone igualmente de una cafetería y de otro edificio donde se monta el mercado, se dan conciertos, y algunos festivales en verano.

El parque de Mataleñas

El parque de Mataleñas es un parque poco conocido turísticamente, pero muy agradable para pasear, hacer ejercicio, o simplemente ir de picnic para pasar la tarde en familia. Situado cerca del Golfo de Mataleñas, en la zona urbana de Valdenoja, se puede disfrutar de hermosas vistas sobre el océano Atlántico y de las playas del Sardinero. Se trata de un parque urbano tranquilo y agradable que se suma a los bonitos encantos de la ciudad de Santander.

A este parque se puede llegar en coche o en autobús desde el centro de Santander. Desde el mismo parque se puede dar un paseo que da la vuelta a la península de Mataleñas y que ofrece unas vistas excepcionales de la costa, de la isla del Mouro, y de la península de la Magdalena.

Santander, una ciudad que merece la pena visitar 2

La playa de El Sardinero

La playa de El Sardinero es una de las playas más frecuentadas por los habitantes de Santander y los turistas, tanto en invierno como en verano. En realidad se trata de una playa formada por dos playas separadas por un promontorio rocoso, pero que se unen con la marea baja.

Esta playa de arena fina está situada en el barrio más selecto de El Sardinero y dispone de todos los servicios necesarios para ser una playa urbana: rampas de acceso para personas con movilidad reducida, duchas, etcétera. Además dispone de una bandera azul, símbolo de calidad de sus aguas y de sus instalaciones.

En la playa de El Sardinero se puede practicar surf y bodyboard, jugar un partido de raquetas, de voley playa, o pasear a lo largo de sus 1350 metros que componen la primera y la segunda playa de El sardinero. Si no os gusta mojaros los pies, se puede caminar por el paseo marítimo que bordea toda la playa.

El Museo Marítimo del Cantábrico

El Museo Marítimo del Cantábrico está situado en el centro de la ciudad, en los bordes de la bahía de Santander. Es de fácil acceso a pie, o en bicicleta a través de una pista específica, y también en coche. El museo dispone de grandes y modernos acuarios con más de 3000 metros cuadrados de exposición que presentan la relación entre el hombre y el mar a lo largo del tiempo.

El museo está compuesto de cuatro partes principales. En la primera se pueden observar esqueletos de grandes mamíferos marinos como un cachalote de 9 metros de largo y una ballena de más de 24 metros. La segunda parte se centra en la biología marina. Se trata de un circuito que rodea un enorme acuario de más de 700.000 litros de agua, con más de 250 especies de peces. La tercera parte está dedicada a la tecnología de la pesca, y presenta la vida tradicional de los pescadores de la costa cantábrica.

Aquí podemos ver maquetas de varios puertos de Cantabria, así como el trabajo de la pesca. Finalmente, la cuarta y última parte se refieren a la historia marítima. Este museo dispone igualmente de un restaurante donde se puede comer.

Santander, una ciudad que merece la pena visitar 3

El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria

El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria ofrece una exposición de más de 1200 piezas prehistóricas y arqueológicas de Cantabria, cuyo periodo se extiende desde el Paleolítico superior hasta la Edad Media.

El museo, situado en pleno corazón de Santander, presenta los 34.000 años de Prehistoria y de Arqueología de Cantabria. De vocación educativa y cultural, es un museo que gusta tanto a niños como a mayores, y no solo por la riqueza de los objetos expuestos, sino también por sus documentales, los mapas y juegos interactivos, las reproducciones de grutas, útiles y hábitats de la época que permiten al visitante introducirse en la historia y descubrir cómo vivían nuestros antepasados.

El faro de Cabo Mayor

El faro, construido en el siglo XIX, está situado al noreste de la ciudad, por encima de la península de Mataleñas. De hecho controla la entrada a la bahía de Santander y orienta a los barcos que acceden al puerto. El faro se puede visitar así como su centro de arte que presenta obras relacionadas con el mar, concretamente la colección del pintor Eduardo Sanz.

Al lado del faro se encuentra un bar donde se puede tomar una copa mientras se contemplan las espectaculares vistas de la costa y de los abruptos acantilados de Santander. Son muchos los ciudadanos de la ciudad y los turistas que acuden a este enclave tan singular para contemplar la puesta del sol.

El Puntal

El Puntal es una lengua de arena que se adentra en la bahía de Santander. Se puede llegar a pie desde Somo, un pequeño pueblo situado en frente de Santander, del otro lado de la bahía, o bien llegar en barco desde el centro de la ciudad.

El embarcadero está situado en el centro de la ciudad, al lado de los Jardines de Pereda, a nivel del Palacete del Embarcadero. La travesía dura aproximadamente 10 minutos, y los barcos salen cada 30 minutos en verano. Además de la curiosidad de ir en barco, la playa del Puntal es una auténtica maravilla natural. Tiene una longitud de 4, 5 km, y 120 m de largo. Desde la playa se puede contemplar la ciudad, el Palacio de Exposiciones, y el Palacio de la Magdalena.