• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Llega el momento en el que muchas familias ultiman los preparativos de sus vacaciones 2014 y pese a que la playa es el destino preferido de muchos veraneantes también existen amantes de la montaña. Los destinos de montaña en verano tienen un encanto añadido, una oferta de turismo de calidad.

En Punto Fape analizamos las ventajas de veranear en un destino de montaña:

Seis ventajas de veranear en un destino de montaña1. En primer lugar, las temperaturas más frescas se convierten en el motivo perfecto para aquellas personas que huyen del calor y quieren buscar un destino con temperaturas más frescas en los meses de julio y agosto.

2. Las vistas impresionates de los destinos de montaña también se convierten en una buena razón para todos aquellos que aman la belleza de un paisaje natural. Un escenario perfecto para disfrutar de momentos personales únicos e irrepetibles ya sea en un viaje con la pareja o con los amigos. Entrar en contacto con la naturaleza es uno de los máximos placeres vitales.

3. El gran placer de respirar aire puro es otra de las ventajas que reporta un destino de montaña en donde el visitante puede experimentar la enorme sensación de bienestar que surge al entrar en contacto con la naturaleza. Los niveles de estrés se reducen y el contacto con el presente también aumenta.

4. Al ser las temperaturas más frescas durante la noche, la calidad del descanso también es mayor. Por tanto, este descanso también repercute de una forma positiva en la salud.

5. Existen personas que tienen una agenda tan apretada durante el resto del año que cuando llega el verano lo único que quieren es tener unas vacaciones tranquilas en un lugar relajado. En ese caso, un destino de montaña ofrece la posibilidad de conectar con el silencio de estar en calma con uno mismo en un lugar en el que no existen aglomeraciones de gente.

6. La experiencia de tener unas vacaciones en un destino de montaña puede ser una buena forma de vivir nuevas aventuras gracias a unas vacaciones diferentes que marcan un claro contraste con la rutina vacacional propia de un destino de playa.

Los amantes del deporte también pueden asociar su verano ideal con la posibilidad de hacer una escapada a un destino de montaña. Especialmente, en el caso de practicar senderismo.