• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Sin lugar a dudas la protagonista en la práctica de spinning es la bicicleta que a pesar de tener algunas similitudes con las bicicletas tradicionales poseen por otra parte diferencias importantes sobre todo si se las compara detenidamente y entre esas diferencias se encuentra los diversos tipos de resistencia.

Por otra parte, los más nuevos modelos de bicicletas de spinning proporcionan todo lo necesario para la realización de ejercicios de resistencia y también de fuerza con brazos y caderas siendo entonces un elemento que logra hacer más integral la práctica de este deporte.

Spinning diversos tipos de resistenciaLas bicicletas de spinning tienen la particularidad que permiten variar su resistencia en los pedales, que ocurre precisamente cuando comienza el movimiento y dependiendo del tipo de resistencia serán también los resultados obtenidos luego del entrenamiento.

Existe la denominada resistencia directa por rozamiento que es además la que poseen la mayor parte de este tipo de bicicletas, ya sea en el eje de la rueda o directamente sobre esta última.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que esta manera de ofrecer resistencia no se relaciona proporcionalmente con la velocidad como si ocurriría en una bicicleta de carrera, que cuanta mayor velocidad más resistencia ofrece al avance y por lo tanto es también mayor el esfuerzo que debe imprimirse a los pedales.

Por otra parte,  existe la resistencia que es proporcional a la velocidad y todas las bicicletas de entrenamiento que utilizan los ciclistas disponen de este tipo de resistencia sumada a una directa como las de spinning.

Esto se logra gracias a una hélice que es la encargada de mover el propio eje de la rueda y por ello cuanto más rápido va mayor es la velocidad que toma la hélice aumentando así la resistencia por el hecho de tener que hacerla girar mucho más rápido.

La última novedad dentro del mercado de las bicicletas es la resistencia magnética que presenta varias ventajas ya que no ofrece resistencia ni por presión por contacto y como resultado de esto es silenciosa.

Además,  la resistencia magnética no permite que se desgaste el material precisamente por no existir rozamiento y eso redunda en una menor necesidad de mantenimiento.