• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El Sulkido es una antigua arte marcial de orígen coreano que tal vez no resulte tan conocida como otras disciplinas inclusive para quienes practican otras disciplinas marciales.

Algo que ha ocurrido con estas diciplinas es que las tradiciones han ido pasando de generación en generación, algunas veces con documentos que no han ido más allá de la enseñaza de maestros a discípulos y en otras “el aprendiz” no enseñaba a otros lo aprendido sino que lo hacía como él lo había interpretado.

Sulkido También influyeron las grandes migraciones de pueblos que estaban en constante guerra, que usualmente debían emigrar y refugiarse en otras latitudes, a veces con etnias muy diferentes, situación que también provocaba otra mutación aunque fuesen pequeños detalles de dicha Arte Marcial y así poder adecuarla a las diferntes contexturas físicas.

Quien diga que una disciplina puede mantenerse “pura” a traves de siglos, está completamente equivocado, por que siempre existen modificaciones por mínimas que sean de una generación a otra.

Es posible afirmar que Gran Bretaña, es qel país que después de Corea mantiene el mejor acervo cultural de las artes marciales coreanas debido a su gran espíritu colonialista que les permitió enraizarse más profundamente en esa cultura.

Las artes marciales coreanas se dividen en dos tipos muy bien definidos que son por un lado las del grupo de Tae-Kwon-Do, conjuntamente con Tang-su-do y Kong-su-do, donde existe un trabajo de distancia y proyecciones lineales, a pesar de algunos movimientos giratorios, pero siempre manteniendo la postura en estación erguida y con retracción del miembro después de efectuada la técnica, muchas veces chicotando al adversario.

El otro grupo son las artes vinculadas al Hapkido, donde ya las técnicas, son más corporales, de contacto y agarre, habiendo mayor número de movimientos circulares y de reutilización de la carga energética del adversario por parte del artista.

La integración de algunas técnicas de cada una de estas dos escuelas coreanas da origen a Sul-ki-do que podríamos traducir como el “camino de equilibrar las cargas energéticas”.

Un arte marcial, que tuvo y tiene grandes problemas para lograr una identidad propia y durante siglos el gran debate ha sido determinar realmente a quien pertenece o de que forma se podría federar, teniendo como pilar, un tripode filosófico de:

Las técnicas básicas de Sulkido se practican de forma tal que todas las situaciones posibles de ataque y defensa se encuentren cubiertos, adquiriendo conocimientos prácticos sobre las articulaciones de muñeca, codo y hombro, además aprender cuáles son los puntos de presión, siendo todas técnicas simples y muy eficaces, añadiéndose el conocimiento de los puntos vulnerables del cuerpo humano de fundamental importancia sobre todo cuando el atacante es más fuerte.

  • Práctica física, con el fundamento de autoconfianza en la capacidad de defensa frente a cualquier oponente.
  • Práctica mental, para direccionar la disciplina a todos los aspectos de la vida.
  • Práctica espiritual, para lograr la plenitud de la armonía y superación

Como un sistema de auto-defensa, el Sulkido puede ser descripto como un arte marcial coreano sumamente completo que tanto puede ser practicado por hombres como por mujeres.