• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Hasta no hace mucho tiempo, el vello corporal del hombre se consideraba un signo de virilidad. Sin embargo, el pelo del pecho o en la espalda, hoy se ve como pasado de moda.
Entre otras muchas, existen razones de higiene, o ligadas a la práctica del deporte, las que determinan que el hombre moderno opte por desprenderse de la pilosidad corporal.
Al igual que las mujeres, los hombres se ven inmersos en los dictados de las nuevas concepciones de la belleza y de la estética varonil.
Algunas mujeres no soportan que los hombres tengan vello en la espalda. Sin embargo, hay otro tipo de razones, no de orden estético, las que los hombres tienen en cuenta a la hora de afeitarse algunas zonas de su cuerpo.
Trucos para un buen afeitado 1No cabe duda de que un cuerpo bien afeitado o depilado es mucho más cómodo a la hora de hacer deporte. Por poner un ejemplo, el cuerpo depilado de los nadadores ofrece menor resistencia en el agua, o las piernas depiladas de los ciclistas evitan fricciones innecesarias que puedan acarrear algún tipo de infección.
Desde un mero punto de vista higiénico, las bacterias proliferan bastante menos en una piel lisa que cuando está cubierta de una película pilosa.Por otro lado, un cuerpo bien afeitado pone más de relieve los músculos de los hombres. Esta práctica, hace tiempo que la emplean la mayoría de los deportistas de fitness.
Tampoco debemos olvidar que el crecimiento del pelo conlleva, casi siempre, un riesgo de inflamación.
La foliculosis, o inflamación del pedículo piloso, es un síntoma muy común entre varones. Finalmente, el afeitado de la barba dura, produce muchas veces una irritación innecesaria de la piel, sobre todo en la zona del cuello.
Cuando el vello está creciendo, habitualmente empuja hacia arriba una parte de la piel, que cuando nos afeitamos solemos cortar involuntariamente.

Consejos para un buen afeitado

¿Cuál es el mejor procedimiento que se debe utilizar a la hora de afeitarnos? No se trata de una tarea fácil, y por lo tanto debemos poner el máximo de atención.
Por razones de higiene no se debe compartir la cuchilla de afeitar con nadie más. La piel masculina requiere un cuidado especial y específico, por ser diferente de la de las mujeres.
La piel del hombre es más gruesa y grasa. La pilosidad masculina también es más dura y fuerte que la de las mujeres. Por esta razón se deben utilizar productos específicos para el varón. Si nos decantamos por las ceras o la depilación láser, tendremos que afeitarnos con menos frecuencia.
En el caso de la depilación láser, hay que saber que el láser “quema” el pedículo piloso del vello, y hasta que vuelvan a crecer los pelos, pueden pasar años.
Con las ceras depilatorias, el vello es arrancado desde la raíz, pero el pedículo piloso queda intacto. No olvidemos que la pilosidad masculina puede endurecerse hasta los 45 años, y que, aunque sean pequeños, pueden seguir apareciendo vellos más pequeños.

En conclusión

Los métodos de afeitado o depilación corporal no son nunca definitivos. Sin embargo, ¿quién puede resistirse a un hermoso torso, liso, brillante y terso? Si buscamos ese aspecto, entonces no nos importará dedicarle algo de tiempo a la eliminación del vello corporal.