• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Escoger un zapato de calidad es importante, pero no solo eso hay que tener en cuenta. Muchos son los hombres que se preguntan qué par de zapatos escoger para una ocasión concreta. Realmente existen diferentes familias de calzado para ir vestidos, y todas no funcionan con el mismo look. Escoger correctamente un par de zapatos permite aportar un toque formal al estilo personal, o ganar en informalidad. Cada cual se debe apropiar de los códigos para reinterpretarlos mejor.

Al igual que las mujeres, los hombres saben que escoger el buen par de zapatos que puede acompañar su estilo es un auténtico recorrido de combatiente. Para simplificar la vida, muchos optan por zapatos clásicos o por deportivas de caña alta, o de caña baja. Pero, ¿por qué no abrir otros horizontes y descubrir los diferentes modelos de calzado que se adaptan mejor a cada estilo en el vestir?

Siempre conviene tener presente que la belleza de un par de zapatos depende de su calidad. Un producto perfectamente fabricado, con materiales nobles, es bonito en sí mismo. Y al revés, un producto de calidad mediocre enseguida desentona con el resto del estilo.

Calzado

Las deportivas

Las deportivas son muy apreciadas por su confort. Anteriormente iban combinadas únicamente con ropa de vestir sport, pero hoy en día se llevan otros muchos estilos. Las deportivas de caña baja son perfectas para todos los estilos, con unos jeans o con un pantalón chino.

Con relación a las deportivas de caña alta, estas deben llevarse con cierta prudencia. Los pantalones de pitillo se deben evitar cuando se llevan zapatillas de caña alta, concretamente si la persona no es muy alta. Pero para que las deportivas pasen bien con todo, es importante escoger correctamente los materiales y evitar las zapatillas de caña alta demasiado imponentes que terminan por hacer unos tobillos excesivamente voluminosos.

No hay que educar a la hora de anudar bien los cordones para afinar más los tobillos, concretamente si se ha optado por modelos más exagerados.

El modelo Richelieu

En su origen, el modelo Richelieu era un calzado extremadamente formal y noble. Hablamos del modelo por excelencia que se debe llevar con un traje. Su elegancia se basa en su figura, en la pureza de sus líneas. El Richelieu es sin lugar a dudas el zapato más clásico. Se reconoce fácilmente por su finura y sus líneas puras, y este calzado era en sus comienzos un zapato que exclusivamente se llevaba con traje.

En efecto, fabricado con materiales de calidad, el zapato Richelieu es el calzado elegante por excelencia. Los modelos clásicos casan perfectamente con un traje de corte slim y se debe evitar llevarlos con pantalones demasiado largos, más vale que queden un poquito cortos por debajo del tobillo con el fin de realzar bien el zapato.

Con el tiempo, el modelo Richelieu se ha declinado en diferentes modelos, menos formales hasta llegar al estilo más casual. Hoy en día se puede llevar perfectamente un zapato Richelieu con un pantalón vaquero o con un chino, a condición de no escoger un modelo de color negro.

Los mocasines

Los mocasines se han convertido hoy en día en la pieza maestra de los hombres de tendencia. Su ligereza y su sencillez ofrecen una elegancia inigualable. Cuando hablamos de mocasines, nos olvidamos enseguida de los cordones, y aceptamos la incorporación del tacón bajo. Este modelo tiene la ventaja de poder adaptarse a cualquier estilo. Se pueden llevar con un traje de chaqueta para un estilo mucho más elegante, con un blazer, con una camisa y una corbata, e incluso con una pajarita para los más atrevidos.

Desde un punto de vista más casual, los mocasines se adaptan bien a unos vaqueros y a una camisa mucho más ligera, si pretendemos un estilo urbano. Como siempre, más vale centrarse en modelos clásicos y en materias nobles para conservar ese toque elegante independientemente del estilo personal.

Las botas

Las botas vuelven con fuerza desde hace algunos años. Ciertamente hoy las encontramos de diferentes modelos, y son muy apreciadas por su sencillez y elegancia. Además son muy compatibles con un estilo casual. En invierno las botas se deben convertir en la pieza maestra del fondo de armario de los hombres. En invierno, unas botas encajan perfectamente con un abrigo largo, en caso de medir una cierta altura, con unos jeans de color bruto, o con un pantalón chino.