• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Para sobrevivir los seres humanos necesitamos imperiosamente del agua tanto como el aire que respiramos. De ahí la importancia de mantenernos siempre bien hidratados, ya que un organismo con las reservas de agua suficientes se mantendrá en forma y sano.

El tomar al menos dos litros de agua diariamente nos ayudará a eliminar toxinas, manteniendo nuestros riñones en buenas condiciones, compensando también la pérdida de agua que diariamente se produce por ejemplo a través de la transpiración y la orina.

Es sumamente importante beber agua antes que la sed aparezca para tener un buen nivel de hidratación, si esperamos a que la sed se haga presente es porque ya nuestro organismo siente su falta. Es así, que una falta de hidratación interna puede muchas veces pasar inadvertida y generar problemas como dolores de cabeza, cansancio, falta de concentración y calambres.

Una correcta hidratación mejora el rendimiento en el trabajo 1Por otra parte, nuestro cuerpo realiza funciones que son vitales gracias al agua, como la regulación de la temperatura corporal, una coordinación del buen funcionamiento de las células y mantener la elasticidad de la piel

Ya sea el agua como bebida o la que contienen los alimentos de nuestra dieta diaria es necesario que garanticen la correcta hidratación de nuestro organismo.

Según los especialistas en salud y nutrición es necesario hidratarse de forma constante, aunque no se realicen esfuerzo físicos, como puede ocurrir en el caso de estar en nuestro lugar de trabajo.

Según el Profesor Josep A. Tur Marí, Catedrático de Fisiología de la Salud de la Universitat de les Illes Balears“Sufrir deshidratación en el lugar de trabajo implicará una pérdida de concentración, un menor rendimiento cognitivo e incluso, aumentará el riesgo de poder sufrir accidentes laborales.”

Por ello, según el experto es necesario llegar al lugar donde trabajamos estando bien hidratados antes de comenzar a trabajar.

Sin embargo, un estudio hecho recientemente en España demuestra que solamente la mitad de la población en España se encuentra hidratada de forma correcta. Además, estos estudios han concluido que los niveles de hidratación en el ámbito laboral son muy bajos.

Así,  el estudio denominado “Hidratación, hidratación, hidratación”,que fuera publicado en el mes de Marzo de 2010 por la Revista de Nefrología, deja claro que sólo la mitad de la población de España está hidratada de forma correcta y por ello este estudio aconseja promover el consumo de agua, favoreciendo además la “ingestión segura” que significa un agua sin bacterias.

En el ámbito laboral es muy importante una hidratación adecuada, esto se debe a que cualquier trabajo que se realice aumenta la producción de calor del organismo y siempre lo hace forma proporcional a la intensidad de la actividad. Asimismo, se ponen en acción algunos mecanismo para perder calor y ésto también traer aparejada la pérdida de agua y sales de forma proporcional.

“… En consecuencia, la hidratación siempre será necesaria y proporcional a la intensidad de la actividad desarrollada. Además, la actividad celular del organismo, comporta una pérdida imperceptible de agua o aquella producida ‘de forma invisible’, como la vaporización por la respiración y la piel. Por tanto, siempre es necesario hidratarse, aunque el esfuerzo no sea físico ni muy intenso”, explica el Profesor Josep A. Tur Marí, Catedrático de Fisiología de la Salud Universitat de les Illes Balears.

El organismo se encuentra preparado para poder resistir una deshidratación de hasta un 10% en el contenido del agua. Cuando ese porcentaje se supera comienza una deshidratación que se vuelve peligrosa.

El privar al cuerpo de forma prolongada de la ingesta de agua puede provocar un coma y en casos de deshidratación intensa puede producirse la muerte de la persona.

Existen cierto síntomas que produce la deshidratación y que son sencillos de detectar como ser:

  • Sed intensa
  • Debilidad
  • Vértigo
  • Sequedad de la piel y mucosas
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas
  • Taquicardia
  • Fiebre
  • Hipotensión
  • Colapso cardíaco

El estudio aclara que todos estos síntomas se agravan debido a que existe una pérdida de sales y de electrolitos y por ello sufrir una deshidratación en el lugar de trabajo siempre traer aparejada la pérdida de concentración, además de un menor rendimiento, aumentando las posibilidades de sufrir algún tipo de accidente laboral.

Por todo esto, la recomendación es la de consumir de forma habitual un litro de líquido diariamente por cada 1000 Kcal. gastadas en la actividad laboral desarrollada. Ya en verano, con temperaturas más elevadas, la cifra varía siendo de 0,6 a 1 litro por hora o de lo contrario 250 ml pero cada 20 minutos, variando estas cifras de acuerdo a la actividad que se desarrolla.

Una correcta hidratación proporciona al organismo un equilibrio en sus funciones. “Al prevenir la deshidratación, el sujeto evitará los síntomas antes mencionados y, además, podrá concentrarse en su tarea, aumentará su rendimiento y disminuirá de forma exponencial el riesgo de poder sufrir accidentes laborales. En este sentido, es muy importante establecer pautas de hidratación a lo largo de la jornada laboral”, agrega el Profesor Josep A. Tur Marí.

Por ello según el especialista es importante encontrarse bien hidratado antes de comenzar a trabajar de esta forma es imprescindible un buen desayuno para tener caloría suficientes y desarrollar sin problemas la primera etapa de la jornada laboral como también para la recuperación de los líquidos que se pierden ya sea de forma perceptible como imperceptible durante el sueño.

“…Por eso, es imprescindible tomar un buen tazón de leche o derivado, además de un vaso de zumo de fruta, una fruta y un producto a base de cereales, como puede ser una rebanada de pan tostado con aceite de oliva virgen”. Comenta el Profesor Tur Marí.

Por otra parte, cabe tener presente que el agua también se encuentra en los alimentos sólidos siendo una perfecta fuente de ese elemento. Se debe beber una cantidad suficiente de agua o cualquier bebida que contenga agua que servirá para compensar la pérdida de ésta.

Por último, el trabajo presentado le da a los trabajadores algunos consejos como por ejemplo que la empresa les proporcione bebida y que la misma se encuentre cerca del lugar donde desarrollan la actividad, como también tomar consciencia de lo importante que es llegar al lugar de trabajo hidratados de forma correcta, consumir unos 600 ml de líquido como mínimo por cada hora de trabajo y en épocas calurosas beber además una bebida que reponga electrolitos.