• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El Yoga ofrece diferentes técnicas,  que al ser practicadas mejoran la salud no sólo física sino también psíquica.

Sin embargo, es conveniente dejar claro que el Yoga no cura las adicciones de ninguna especie, como tampoco de ninguna enfermedad.

En realidad la práctica del Yoga tiene como objetivo la armonización, equilibrio energético y por sobre todo la serenidad de espíritu que la hace un importante elemento como para levantar barreras y mantener alejadas enfermedades y adicciones. También, es un gran apoyo terapéutico cuando las dolencias o adicciones se encuentran instaladas.

En el caso del fumador que se encuentra afectado por esta adicción el Yoga le puede proporcionar un fortalecimiento interior corporal y puede hacer que el fumador se coloque en un lugar en el cual se sienta a salvo, más seguro y fuerte para hacer frente a su adicción.

Yoga para combatir adicciones y estrés 1El enfoque Yóguico sobre el tema de las adicciones es el hecho que se intenta romper ese círculo vicioso e instalar uno virtuoso. Esto puede lograrse desde el momento que se aprende a respirar y a sentir los muchos beneficios de una buena oxigenación que se logra a través de una respiración adecuada.

Así, el fumador comienza a poder ver la diferencia de una buena y una mala respiración, del aire puro y del humo y comienza a sentir tanto la necesidad de fumar como de respirar bien, llegando a una etapa donde ambas cosas le causan placer, en ese momento es donde se decide si se deja de fumar o se continua con el hábito.

Cada persona es única y como tal será la reacción distinta ante el mismo estímulo, pero de todas maneras tendrá que enfrentarse a optar entre salud o enfermedad desde un lugar que ambas le producen placer.

Por último, aunque la adicción no sea abandonada, la energía y oxigenación que producen las posturas del Hatha Yoga y el haber aprendido a aprovechar el aire de manera integral, llevan al fumador a poder respirar mejor y llevar una mejor calidad de vida.

No se recomienda el Yoga para dejar de fumar, ya que esto en realidad no atrae a nadie para hacerlo. Se recomienda el Yoga para sentirse mejor fumando y para darse la chance de un cambio que sería el placer del tabaco por el del aire puro.

Las personas que se dedican a practicar Yoga en estas circunstancias tienen progresos que dan la esperanza que abandonará la adicción con el tiempo.

El yoga, también atiende a las necesidades físicas, psíquicas y espirituales de las personas. Por ello, por medio de prácticas relativamente sencillas le propone al individuo tener dominio de su cuerpo y de sus emociones, tratando de combatir la ansiedad y el estrés.

Son un conjunto de prácticas que abarcan también el desarrollo de la espiritualidad y quien desea revertir los procesos de estrés puede utilizar alguna de estas disciplinas, como el Hatha Yoga que es una rama volcada al cuidado del cuerpo y al control de la ansiedad.

El fin que persigue este tipo de Yoga es por sobre todas las cosas, terminar con las causas de la enfermedad a través de caminos como una oxigenación eficiente, una alimentación adecuada, ejercicio habitual y la eliminación de manera correcta de todos los deshechos que envenenan nuestro organismo.