• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Porque sin lugar a dudas cuando piensen en un paraíso seguro que piensan en algo así.  Se la imaginan como un edén de permanente sol, playas y temperaturas medias cálidas durante todo el año.  Saben todos que hablamos de Tenerife, la antigua Achinet para sus primitivos habitantes, los guanches. Y es que esta isla afortunada, que sin duda lo es como sus vecinas de archipiélago, ocupa un lugar privilegiado en los sueños vacacionales de cualquiera e incluso entre los destinos permanentes tras la jubilación.

Tenerife

Hoy en día Tenerife es un auténtico y gigantesco Resort para cualquier visitante y para sus afortunados vecinos. La variedad de sus paisajes, el parque natural del Teide que la convierte en la isla de mayor altitud, catalogación de patrimonio natural con sus reservas naturales integrales e innumerables paisajes y espacios de interés, la convierten en un destino que enamorará a cualquier visitante. Parecería que una isla de no excesivas dimensiones no tendría mucho que ver y admirar más allá de las playas y algo del interior, como el paisaje lunar fruto del origen volcánico. Sin embargo la variedad e interés de todos ellos harán que la estancia en ella merezca sucesivas visitas. También, por supuesto, el simple e importantísimo relax en sus playas y en la multitud de hoteles que salpican toda su geografía.

Y aquí es donde encontrarán una variedad y calidad en la oferta hotelera que hará que encontrar el alojamiento idóneo se convierta en un mar de dudas. Porque siempre habrá consejos sobre donde dormir en Tenerife, pero si quiere acertar debe acudir al profesional, al especialista y visitar Expedia.es donde encontrarán el que mejor se adapte a sus propósitos, presupuesto e incluso llegar con sus visitas concertadas, paquetes turísticos o transporte insular reservado. Disfrute de sus vacaciones y deje que los profesionales del sector trabajen para que sean inolvidables. Volverá y lo aconsejarán orgullosos.