• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hablamos de una técnica que se utiliza desde hace miles de años en China, la India o Egipto. La aromaterapia es un método terapéutico basado en uno de nuestros sentidos: el olfato.

Un método eficaz

Se trata de la utilización terapéutica de extractos aromáticos de plantas: esencias o aceites esenciales. La aromaterapia se parece mucho a otra técnica: la fitoterapia, que utiliza la totalidad de los elementos que componen la planta. Sin embargo, la aromaterapia sólo emplea una parte de los elementos naturales de la vegetación.

La aromaterapia se basa, esencialmente, en la estimulación del olfato, uno de los cinco sentidos que menos utilizamos. Por lo tanto, basta que tengamos un pequeño resfriado para comprender su importancia.

Aromaterapia y cuidado personal 1Su acción se fija en la estimulación del sistema nervioso, estimulación inducida por el olor, que llevaría al paciente a una especie de reflejo de autocuración.

Científicamente, las virtudes antisépticas y antibacterianas de los aceites esenciales sobre nuestra salud están demostrados.

El resto de los efectos de los aceites esenciales son discutibles, porque la aromaterapia no se centra en ninguna parte concreta del paciente, sino en su estado general, puesto que el tratamiento se realiza, exclusivamente, a través del olfato. Una segunda controversia concierne al efecto placebo al que nos lleva esta terapia.

Los aceites esenciales

Estos aceites no contienen ningún cuerpo graso, pese a lo que contrariamente el nombre indica. Se les llama aceites porque son hidrófobos, es decir que no se pueden disolver en el agua.

Los aceites esenciales son esencias naturales de las plantas, obtenidas generalmente por la destilación en alambiques, y a veces prensándolos.

Peligros

Los aceites esenciales tienen beneficios terapéuticos, pero si se usan sobrepasando la dosis recomendadas, o de forma inapropiada, pueden tener efectos secundarios. Algunas esencias se deben utilizar en cantidades muy pequeñas.

La utilización de aceites esenciales debe hacerse con la supervisión de un especialista, tal que un naturópata.

Algunos ejemplos

. Antibacterianos: eucalipto, tomillo, orégano.

. Dolor de dientes: el clavo.

. Antiinflamatorio: regaliz, alcanfor.

. Analgésico: menta, lavanda.

. Calmante: manzanilla, mejorana, azahar, hierba luisa.