• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Utilizados por atletas para mejorar su rendimiento, como suplemento nutricional o para bajar de peso, los batidos de proteínas cada día se utilizan más ya que se las tiene como indispensables para aumentar la musculatura.

Estos batidos se encuentran en el mercado en una amplia variedad de sabores y con fórmulas que van desde 100% proteína a una pequeña dosis de ésta y altas cantidades de azúcar e hidratos de carbono.

Estos batidos ricos en proteínas producen que la sangre se acidifique y de esta forma,  el organismo procura neutralizar ese ácido extrayéndole calcio a los huesos, lo que genera la posibilidad de debilitar la estructura ósea trayendo como respuesta una fractura.

Batidos de proteínas y sus efectos secundarios 1Al contrario de lo que se cree, una dieta muy alta en proteínas contribuye en forma directa a tener huesos frágiles o sufrir de osteoporosis.

Además, cuando el calcio en la sangre se produce en grandes cantidades,  debido a un consumo excesivo de proteínas,  pueden producir la formación de depósitos de calcio, generando los comúnmente llamados cálculos o piedras en los riñones.

Por otra parte, una dieta poco balanceada con demasiadas proteínas y falta de carbohidratos puede provocar que el organismo entre en un estado llamado cetosis.

Así, cuando el cuerpo necesita combustible y no lo encuentra de forma normal lo que hace es descomponer la grasa en cetonas y las utiliza como una alternativa a la glucosa. Según algunos medicos  la cetosis puede traer problemas graves para el hígado, en cambio otros profesionales piensan que esto no es así y defienden las dietas bajas en hidratos de carbono afirmando que la cetosis beneficia el cuerpo.

Existen personas que consumen todo el día este tipo de productos y esta actitud puede causarles graves problemas ya que pierden la posibilidad de digerir grasas y carbohidratos de la manera correcta.

En realidad,  la dieta diaria debe ser consistente, consumiéndose en ella grasas, y carbohidratos de forma moderada. Siempre es mejor una dieta balanceada a una en la que sólo se consumen batidos de proteínas, por ello la clave está en la moderación para lograr una alimentación sana.

También, las dietas altas en proteínas traen problemas de deshidratación y por ello los médicos aconsejan que cuando se sigue una dieta de éstas deberá consumirse mayor cantidad de agua para evitar la falta de líquido en el organismo.

Pueden darse casos de alergia a los batidos de proteínas o suplementos en personas que padecen de intolerancia a la lactosa, tomar proteínas de suero en esos casos puede causar efectos sumamente molestos como distensión abdominal, calambres y malestar estomacal. Algunas marcas existentes en el mercado, teniendo en cuenta este problema extraen la lactosa del suero y lo hacen más seguro para quienes son alérgicas.

Por lo dicho la mejor forma de evitar los desagradables y a veces peligrosos efectos secundarios de los batidos de proteínas y de la ingesta excesiva de proteínas es llevar una dieta balanceada, bebiendo más de 8 vasos de agua diariamente, limitando el consumo de proteínas a menos de 40 gramos por porción.

Además, no existe ninguna razón lógica por la cual una persona deba alimentase a base de batidos de proteínas, siempre la comida sana será la mejor alternativa.