• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La primera fragancia masculina de la colección de perfumes Replica nace en 2013 gracias al talento del perfumista creador Alienor Massenet. La Casa Martin Margiela desvela así una nueva faceta de esta colección tan particular.

Las fragancias Replica

Puesto que retoma su nombre, la colección de perfumes de la Casa Martin Margiela, nacida en 2012, debía adoptar la misma particularidad que la colección de ropa y complementos. De esta manera, cada fragancia está compuesta de una sutil asociación de esencias que transportan indefectiblemente hacia una época, una situación, un instante, una sensación. Cada perfume capta un instante olfativo y reaviva ciertas emociones positivas que hablan personalmente a cada hombre.

PerfumesEntre los tres últimos perfumes Replica, hay uno que se desmarca del resto. En efecto, mientras que Lazy Sunday Morning (descripción olfativa del blanco inmaculado) y Promenade in the Gardens (balada en los bosques de un jardín británico) son fragancias femeninas, el Jazz Club es un auténtico perfume para hombre, primero del género para la colección.

Jazz Club nos transporta al corazón de Brooklyn

Los aromas de Jazz Club se inspiran en un club de jazz de Brooklyn, cuya dirección se transmite desde generaciones como una tradición. Una mezcla de fragancias con acentos masculinos se encuentra en este lugar. Tanto el olor del puro todavía humeando en el cenicero, o el olor a cuero de los sillones, o el de los cócteles que provocan la enajenación de los habituales del bar sentados sobre taburetes altos. Se trata pues de un ambiente que nos transporta a una época en la que el jazz neoyorkino estaba de moda.

A imagen de este ambiente rico en aromas, la fragancia de la Casa Martin Margiela se enriquece con diversas esencias. A través de las notas provocadas por el ron, el vetiver, las hojas de tabaco y la vainilla, se crea una aroma absolutamente exclusivo. Primero las notas de limón, el neroli y las bayas de rosas dan ese tono de frescura. Luego viene la naranja, la salvia y la naranja amarga. Finalmente el styrax ofrece cuerpo a la vainilla y al haba tonka, para responder al vetiver y a las hojas de tabaco.