• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Cuando se es hombre, podemos encontrar un gran número de problemas con el pelo, caspa, calvicie prematura o pelo debilitado con las puntas abiertas. El pelo que se rompe y las puntas abiertas no es algo reservado exclusivamente a las mujeres. Para saber cómo cuidar un pelo fragilizado, conviene determinar el origen del problema. ¿Por qué el pelo se rompe?

¿Qué es un pelo que se rompe?

Un pelo que se rompe es un pelo prematuramente envejecido, cuya queratina ha perdido toda elasticidad. Es menos resistente y su origen suele ser el uso de tratamientos cosméticos abusivos como las permanentes, las coloraciones, etcétera.

Pero el problema también está relacionado con una disfunción de la glándula tiroides, una carencia de hierro, un régimen adelgazante mal concebido, por sólo citar algunas de las causas más frecuentes.

La salud de la queratina

Para conocer cuál es la salud de la queratina, se puede coger un pelo de la cabeza, y estirarlo poco a poco, manteniendo firmemente sus dos extremidades entre el pulgar y el índice de las dos manos. Si está tonificado, el cabello se alargará de un 20 a un 30%. Cuando se relaja, volverá a tomar su forma inicial.

Cuidados capilares

Sin embargo, si se rompe fácilmente, sin alargarlo, es un signo de que la queratina está en mal estado y que conviene tratarla. Lo ideal es que se diagnostique el problema, para conocer el origen del desarreglo y cuidarlo en consecuencia.

Un pelo que se rompe puede hacerlo en cualquier tamaño, incluido cuando está a ras del cuero cabelludo, lo que reduce el volumen general de la cabellera. Pero esta reducción tan solo es temporal, y los crecimientos posteriores no dejarán ninguna traza de alteraciones pasadas, si el pelo está bien tratado. No hay que confundir un pelo que se rompe con la caída patológica, que procede de un desequilibrio de las funciones vitales del cabello y requiere otros cuidados.

Las puntas abiertas

Las puntas abiertas corresponden también a un cabello prematuramente envejecido. Estas se traducen por un desdoblamiento, en la punta o en los últimos centímetros del pelo, allí donde la queratina es más frágil. Si se pretende desprenderse inmediatamente, hay una solución práctica, cortar las partes abiertas, porque no hay cuidado alguno que pueda volver a unirlas. Pero con un tratamiento adecuado, no volverán a formarse en los cabellos que vuelvan a crecer.

Tratamiento para el cabello que se rompe

Conviene evitar los champús agresivos, los cepillados y secados traumatizantes para el pelo. Si no podéis evitar el cepillado del cabello, conviene secar primero el pelo con aire frío, hasta que esté prácticamente seco. No se debe utilizar el cepillo más que para darle la forma final.

El uso frecuente de productos llamados nutrientes para las puntas, suelen estar formados a base de siliconas, que deshidratan el pelo. El uso frecuente de laca o de gel el también favorece la reducción de la queratina.

Una vez visto lo que se debe evitar, veamos ahora los cuidados que se deben aplicar:

Cuidados locales frecuentes a base de hidratantes vegetales y de reconstituyentes proteínicos. Se trata de penetrar en el corazón de la queratina y reconstruir las defensas que ha perdido.

Al acabar de aplicar el champú, un poco de vinagre de sidra o de zumo de limón en el último enjuagado, ayuda a eliminar la parte calcárea del agua.

Una alimentación sana, que sea rica en ácidos grasos esenciales y en vitamina E. Los ácidos grasos esenciales nutren las capas profundas de la piel y son indispensables para la fabricación de nuevas células en la zona del crecimiento del cabello, la que envuelve el folículo piloso y la raíz.

Los ácidos grasos esenciales y la vitamina E ayudan a lubricar el cabello y a evitar que se seque y se rompa con facilidad. Lo ideal es utilizar aceites de nueces, de pepitas de uva, de girasol, de germen de trigo, etcétera.

Finalmente, para el cuidado del cabello y resolver los eventuales problemas capilares, conviene establecer un diagnóstico para el pelo poniéndose en manos de un especialista.