• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

En la sociedad actual los problemas relacionados con la salud mental se han agudizado de manera profunda, según surge de varios estudios hechos al respecto.

Gran parte de esos problemas tienen relación directa con el estrés, la ansiedad y la depresión. Tradicionalmente para tratar este tipo de dolencias se acudía a la psicoterapia complementada con medicación acorde al problema.

Sin embargo, estos tratamientos llevan largos períodos de tiempo y la medicación utilizada generalmente presenta efectos secundarios no deseables. Por ello, se han buscado alternativas con el objeto de tratar este tipo de problemas y encontrar una curación efectiva sin efectos colaterales.

Una de las técnicas no tradicionales es el ejercicio físico y el deporte.

Existen antecedentes que nos remontan a la época de Hipócrates donde estas terapias ya eran conocidas y utilizadas, siendo que el interés de los médicos en recomendar  el ejercicio como tratamiento de problemas psíquicos declinó a mediados del siglo XX, cuando la psicofarmacología y la neurobiología desarrollaron drogas para tratar la depresión y tanto psiquiatras como psicólogos adoptaron la psicoterapia para ayudar a las personas en sus problemas emocionales.

Ejercicio y deporte contra el estrés y la depresión 1Pero esta situación se ha revertido y en la actualidad existe literatura específica que reconoce tanto en el ejercicio físico como en el deporte eficaces aliados para el mejoramiento de diversos problemas emocionales. Este tipo de tratamiento lleva el nombre de Psicoterapia a través del movimiento.

Para comprobar la influencia que tiene el ejercicio sobre el aspecto emocional de las personas, se han realizado estudios utilizando actividades aeróbicas como carrera, natación y ciclismo. También se hicieron estudios sobre ejercicios anaeróbicos, que son los entrenamientos de fuerza.

Para comprobar la influencia que tiene el deporte sobre el mismo aspecto se utilizaron actividades deportivas individuales y colectivas, tanto las que se realizan en la escuela, como el deporte recreativo adulto y el de alto rendimiento.

Los resultados fueron altamente satisfactorios ya que tanto el ejercicio como el deporte producen una significativa reducción de la ansiedad y del estrés. Siendo que una sesión de ejercicios aeróbicos es suficiente para bajar los niveles de ansiedad.

Para que produzcan efecto tranquilizante los ejercicios deben ser rítmicos, como por ejemplo las caminatas, carreras, salto de obstáculos y andar en bicicleta y todo manteniendo una duración que va entre 5 y 30 minutos

Asimismo, algunos investigadores han llegado a la conclusión que el no realizar ejercicio es un factor importante para la aparición de síntomas de depresión. Además, el ejercicio y la práctica de deportes puede ser una excelente alternativa para la ayuda en un tratamiento con terapias tradicionales.

También, se ha verificado que el ejercicio moderado ofrece un beneficio a nivel emocional igual que el ejercicio vigoroso, siendo que éste último en muchas personas produce el efecto contrario aumentando la irritación, tensión, fatiga y problemas de carácter.

Los beneficios generados incluyen:

  • Reducción de la ansiedad
  • Reducción de la depresión y neurosis
  • Reducción de los niveles de estrés
  • Ayuda en el tratamiento de depresiones severas
  • Beneficia psicológicamente a todas las personas

Como conclusión podemos decir que la práctica de deportes y ejercicio físico produce un bienestar mental y una notable mejoría psicológica, causando una mejora en la autoestima y beneficiando problemas físicos como hipertensión, osteoporosis, diabetes y variados trastornos a nivel psiquiátrico.