• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El baño suele tener mala reputación: menos higiénico que la ducha, reseca la piel, y ablanda los tejidos. Pero en realidad, todo esto es falso, a condición de respetar unas cuantas reglas para disfrutar al máximo de los beneficios del baño.

Reafirmar, tonificar, relajar

En función de la temperatura del agua, el baño tendrá diferentes acciones sobre vuestro organismo y vuestra piel. Por debajo de los 20º, el baño activa la circulación sanguínea y reafirma los tejidos de la piel. A 25º es la temperatura ideal para tonificar los músculos y tejidos.

El arte del baño, fuente de bienestar 1A 37º, el baño distiende y relaja. Ideal tras una dura jornada de trabajo, o para aliviar los dolores musculares después de una sesión de footing semanal. A esta temperatura, no debéis permanecer más de 15 minutos, y siempre se termina con un chorro de agua fría en las piernas: para garantizar el efecto reafirmante.

Las virtudes de los aceites esenciales

Jabones, aceites, baños espumosos, sales de baño… son muchos los productos para hombres que existen para limpiar, relajar, tonificar, purificar, o rehidratar la piel con suavidad. Los aceites tienen una serie de virtudes, puesto que envuelven el baño de aromas a flores o frutas.

Weleda propone una amplia gama de productos para limpiar e hidratar la piel de los hombres de manera natural, y concretamente con sus esencias para el baño a base de aceites esenciales y extractos de plantas (romero, cítricos, pino, lavanda).

Si tenéis una recaída en el tono vital, optad por las virtudes tonificantes y energizantes de los aceites esenciales para baño, a base de eucalipto de la marca Kneipp.

Limpiar e hidratar la piel

Para prolongar una sesión termal en la bañera, escoged las gamas Givenchy, Channel, o Dior para hombre. Los baños espumosos y los geles de ducha de estas grandes marcas están perfumados con aromas intensos y muy envolventes.

En cuanto a los jabones, elegid los de Roger Cavaillès para hidratar al máximo la piel. El baño es el momento ideal para realizar una exfoliación suave del cuerpo, eliminando las pieles muertas y oxigenando la piel al máximo.