• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Lo primero en lo que las mujeres se fijan es en las manos de los hombres. Si no queremos defraudarlas, deberemos cuidar las uñas con extremo mimo, y hacer que el aspecto de nuestras manos termine por cautivarlas. Unas uñas cuidadas, limpias y bien arregladas son indispensables en el arte de la seducción.

Proteger las uñas

Las uñas son frágiles. Los golpes, el frío, los productos de limpieza, o el cigarro, entre otros muchos, son efectos nocivos para las manos en general; sin mencionar, por supuesto, a los que se las comen. Veamos algunos consejos para protegerlas mejor.

Lo primero de todo es dejar de comérselas: el resultado está muy lejos de cualquier pretensión de seducción a otra persona. Después, un buen hábito de vida sana contribuirá a la mejora de la salud de las uñas.

El cuidado de las uñas 1Lo ideal es mantener una dieta sana, utilizar guantes en invierno, y alejarlas de los productos nocivos que las dañan.

Desde el punto de vista de la alimentación, se debe favorecer el aporte en azufre (presentes en el ajo y en la cebolla), y en levadura de cerveza. Con esto conseguiremos su fortalecimiento.

Cuidar las manos

Las manos hay que hidratarlas continuamente, y con una crema específica para suavizarlas. Las uñas también se beneficiarán de este cuidado general para la piel de las manos.

Lo ideal es que nos hagamos la manicura todas las semanas. Podemos ir a un centro especializado, o hacernos con un kit de manicura, especial para hombres, para limar, pulir, limpiar, y suprimir de forma eficaz las cutículas.

Hoy en día existen esmaltes o barnices para endurecer y nutrir las uñas, y que se adaptan bien a las manos de los hombres. Al tiempo que las cuidamos, realzaremos su aspecto.

Uñas perfectas

Para las uñas amarillentas de los fumadores, existen tratamientos blanqueadores, pero no son muy duraderos. El mejor método es el de dejar de fumar.

Para los que se comen las uñas existen cuidados para repararlas. El método consiste en aplicar un gel endurecedor, que forma una especie de costra protectora, para dejar crecer por debajo la uña de manera natural. Esta técnica, totalmente invisible, es muy eficaz.