• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El pie de atleta (o micosis de los pies) concierne a una de cada diez personas. Se suele caracterizar por una inflamación de la piel de los dedos de los pies, debida a un hongo. El pie de atleta conlleva cortes en los pliegues de los dedos del pie y picores.

El tratamiento para esta micosis de los pies debe adaptarse al grado de infección. La mayoría de los gérmenes de la micosis de los pies son contagiosas, pero se pueden curar fácilmente en casa, utilizando un producto concebido para el tratamiento específico de los pies.

El pie de atleta, un síntoma frecuente 1Las micosis de los pies son molestas e irritantes. El tratamiento se basa en ralentizar y parar el crecimiento del hongo que provoca esta infección fúngica del pie. Se debe utilizar un tratamiento eficaz para las micosis de los pies, porque si el pie de atleta no se trata rápidamente, los síntomas pueden agravarse y la infección del pie se puede convertir en algo más desagradable y difícil de curar.

El pie de atleta o la micosis de los pies provoca generalmente que la piel se pele, que haya picores alrededor y entre los dedos de los pies. El pie de atleta puede venir acompañado de otro tipo de lesiones en la piel, y en ese caso los síntomas pueden ser más dolorosos.

En ciertos casos, es posible desarrollar una segunda infección bacteriana que requerirá la utilización de antibióticos para curar la infección del pie. Para evitar que la infección de los pies se extienda, se debe mantener una buena higiene y evitar compartir zapatos y toallas de baño. Además, cuando estáis bajo tratamiento para curar una micosis de los pies, más vale evitar los lugares públicos como vestuarios, duchas y baños, puesto que son sitios donde pululan muchas bacterias.

De esta forma se puede evitar que la infección del pie empeore o la transmitamos a otras personas. Además de los tratamientos de las micosis tradicionales para combatir el pie de atleta, el aceite del árbol del té, así como los extractos de ajo, han funcionado y han sido utilizados durante mucho tiempo para curar los hongos de los pies.