• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

En verano sin casi percatarnos corremos el riesgo de bajar nuestros ritmos de entreno, o más bien, de bajar las sesiones reales que realizamos a la semana, las excusas son varias, aparte de muchas otras actividades veraniegas, el calor hace su aparición y todo nos pare más duro de llevar.

Por eso, en vez de reducir nuestras sesiones debemos buscar alternativas para seguir con ellas también durante esta etapa del año. Una de las más fáciles y casi evidentes formulas para conseguirlo es justamente reducir el ritmo de entrenamiento, esto es, reducir la intensidad de nuestras sesiones, adaptándonos a las temperaturas y las características varias de nuestro planteamiento habitual.

Cualquiera sea la opción que elijas siempre será necesario prepararse para ese cambio, necesitarás ropas, equipamiento, materiales o simplemente una toalla y un bañador. No dejes pasar la oportunidad de renovarte con las ofertas que tiene la campaña #veranodecathlon con descuentos exclusivos en calzado, ropa y accesorios de verano, para renovar tu material deportivo. Para que te hagas una idea mira la nueva colección verano 2014 de Decathlon.


Otras ideas en este caso refrescantes para continuar haciendo deporte en verano podrían ser por ejemplo modificar los horarios. Esta opción puede ser hasta positiva, con más horas de luz, podemos alargar los días, y poder ir a entrenar en esas horas en que los rayos del sol no son tan fuertes e incluso puede representar un alivio después de todo el día salir a hacer ejercicio al aire libre con suaves brisas veraniegas de tarde-noche.

Más opciones podrían ser acudir a piscinas o playas para empezar a mejorar nuestras técnicas de natación, practicar deportes de playa, o estrenar un nuevo bañador Ahora en el fondo eres una persona diferente, y seguro que puedes encontrar nuevas prácticas deportivas acuáticas que te llamen la atención.

Simplemente descansar, para todos aquellos locos del deporte, o profesionales, que se pasan toda la temporada compitiendo o entrenando de forma muy dura y en alto nivel, el verano puede ser simplemente la época del año ideal para un descanso total del cuerpo, y centrase en no hacer nada, es una opción también loable, además de un descanso altamente merecido.