• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Todo entrenador amante de su trabajo que se precie, no deja de tener cierto apego a las vacaciones de Navidad, habitualmente, es una de aquellas etapas que sirven para cerrar un pequeño primer ciclo de la temporada, coger fuerzas, hacer un poco de análisis general más global y encauzar aquellas cosas que se piensa no funcionan del todo correctamente en el equipo, pero a la vez, las vacaciones de Navidad también suelen ser tremendas en el sentido físico, ya que son el momento en que los jugadores de golpe pierden mucho de lo construido por culpa del parón navideño.

Aquí entran en juego los entrenamientos de Navidad. Suelen ir acorde al nivel y rendimiento que haya tenido el equipo durante el primer ciclo de la competición, así de simple es la decisión de dar o no más días de descanso y confort a los jugadores. En caso de que no se haya conseguido lo esperado o que los mismos jugadores propongan entrenar estos días, es importante tener en cuenta que los entrenamientos de Navidad no son como los demás del año, y que tienen una características especiales, veamos algunas de ellas:

  • Entrenamiento de navidadAlimentación: por muy profesionales que sean los jugadores, en estas fiestas es complicado escapar de la sobrealimentación, son demasiadas fiestas, comidas y demás como para mantener la linea fácilmente.
  • Parón: ya sabemos lo malo que es una lesión, pues las vacaciones navideñas son algo así, ya que el parón hace que luego la vuelta a la actividad no sea al mismo nivel que en el anterior ciclo.
  • Entrenamientos de Navidad ligeros:  en los entrenamientos siempre hay un ambiente más agradable, esto hace que se trabajen otros aspectos y no la preparación del partido, lo que nos lleva a:
  • Calendario desajustado: siempre hay alguna fiesta o día concreto que no hay entreno y se rompe la programación.

Como veis, los principales problema de los entrenamientos de Navidad son precisamente la rotura de la normalidad del entrenamiento, el tema de la alimentación y el parón de la actividad. Por eso, a la vuelta, hay que tener en cuenta que es algo así como volver a empezar, y no está de más adaptar los entrenamientos a esta circunstancia.