• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Existen muchos países en el mundo con excelentes  propuestas de lugares ideales para la práctica de espeleología uniendo viajes y deporte.

Algunos de estos lugares han sido especialmente adaptados a las visitas de los turistas en cambio otras continúan en su estado original y es necesario obtener un permiso de la autoridad competente para visitarlos, en tanto que otros solo son accesibles contratando un guía o haciendo rápel.

Espeleología viajes y deporteLa espeleología es un deporte recreativo que gana cada día más seguidores, consistiendo en la exploración de cuevas y sistemas subterráneos que en Europa y países desarrollados ya han sido explorados, en tanto que existen algunos lugares en el mundo donde existen muchos lugares totalmente vírgenes y que atraen a los profesionales en el tema.

También, aquellos que recién se inician en este tipo de deporte y no han ganado la experiencia suficiente para lanzarse a la aventura pueden comenzar contratando los servicios de empresas especializadas que comienzan con visitas a cuevas de sencillo acceso y por otra parte proveen al cliente de toda la vestimenta o accesorios

Por otra parte, existen excursiones dirigidas a personas con cierto nivel de entrenamiento en este tipo de deportes y por lo general se trata de cuevas que se encuentran ubicadas en lugares donde su acceso es dificultoso, debiendo en muchas oportunidades hacer el ingreso a través de escalada.

En Asia y Sudamérica es posible hallar cuevas de grandes dimensiones y poco exploradas, dos características que las hacen ideales para aquellos que desean aventurarse al descubrimiento de estos mundos subterráneos, representando un verdadero paraíso para los espeleólogos

En ocasiones esta práctica se vincula también con el senderismo y existen casos donde para llegar hasta ciertas cuevas es necesario hacer una caminata de varios días.

Estos mundos subterráneos requieres de deportistas que gusten realmente de visitar lugares oscuros, estrechos pasos y colmados de estalactitas y estalagmitas, además de cruzar ríos subterráneos o andar en el barro y en algunos casos la cueva se encuentra en un destino que requiere de bucear para llegar a ella, por lo tanto no es recomendable para cualquier persona.