• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Conviene limitar el consumo de alimentos y de bebidas con alto contenido en calorías, en materias grasas o en azúcar, y que contienen poco del resto de nutrientes, como repostería, chocolate, caramelos, helado, frituras, y bebidas aromatizadas, gaseosas, con alcohol, y energizantes.

Se pueden consumir ciertos alimentos con moderación después de haber comido porciones suficientes de ciertos grupos de alimentos.

Materias grasas: Todo el mundo necesita materias grasas en su alimentación. Si sois un atleta que requiere mucha energía, debéis consumir fuentes de energía concentrada ricas en materias grasas para hacer el lleno de energía.

Azúcar: el azúcar añade glúcidos que ayudan al mantenimiento del nivel de energía. El azúcar que no contiene otros nutrientes como vitaminas y minerales, verduras, frutas, cereales y pan, es lo ideal.

Nutrición-deportivaAlcohol: Al igual que el azúcar, el alcohol da energía pero pocos nutrientes. Además, el alcohol tiene un efecto sobre la recuperación después del ejercicio, puesto que ralentiza el reemplazo de líquido, de proteínas, y de glúcidos en el cuerpo.

No os olvidéis que la alimentación cotidiana es importante para obtener unos buenos rendimientos. Cuanta más necesidad de energía se requiere en un deporte, mayor es el número de alimentos ricos en glúcidos que se deben incluir en la alimentación.

Los atletas deben repartir las comidas a lo largo de la jornada para proporcionar a su cuerpo la energía suficiente, así como los diferentes nutrientes. Antes, durante y después de vuestras sesiones de ejercicios, ciertos nutrientes pueden ser más importantes que otros.

Al final de la jornada, se deben haber consumido las porciones de todos los grupos alimenticios y de todos los nutrientes necesarios. De esta manera, una alimentación equilibrada, es el mejor método para mantenerse en forma antes, durante y después del ejercicio.

Todos los nutricionistas están de acuerdo en que una buen hidratación ayuda a mantener los rendimientos durante el ejercicio, además de ser indispensable una vez terminado el esfuerzo físico.