• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Los vellos de las axilas son probablemente los que más molestan, sobretodo durante el verano. Estos pelos pueden molestar bastante, e incluso podemos no darnos cuenta de ello. Por eso es preferible realizar una depilación de las axilas, bien por motivos estéticos, o simplemente por higiene.

Existen varias formas que nos permiten depilar los vellos de las axilas: unos métodos que facilitan una depilación definitiva, y otros que permiten una depilación temporal.

La depilación con láser o luz pulsada

Es posible utilizar la técnica clásica de la luz pulsada para una depilación definitiva de los vellos de las axilas. La depilación de las axilas con láser o con luz pulsada se suele realizar en centros especializados.

Cada empresa que comercializa estos aparatos es la encargada de explicar las instrucciones específicas que se deben seguir, y el número de veces que se debe utilizar para garantizar unos resultados eficaces (por ejemplo: usar cada cuatro Depilación de las axilassemanas durante 16 meses). Ciertos aparatos están destinados solamente a personas que tienen una piel clara. El uso de estos aparatos para pieles oscuras pueden ocasionar quemaduras.

Con el fin de tomar todas las precauciones posibles, es indispensable leer bien el prospecto de cada aparato, especialmente antes de usarlo por primera vez.

Las cremas depilatorias para las axilas

Las cremas depilatorias eliminan los vellos indeseables de la superficie de la piel. Una vez aplicada la crema, se puede retirar el vello, limpiando bien las axilas. Para obtener unos buenos resultados, se aconseja aplicar la crema sobre una pequeña zona de las axilas y observar después los resultados.

Con esto permitimos ganar tiempo en la medida en la que podemos limpiar las axilas de forma rápida si los vellos se desprenden bastante rápido, y sin necesidad de esperar el tiempo recomendado.

Cuidado con dejar la crema aplicada sobre la piel más tiempo del recomendado. Si sentís picores o quemaduras, no dudéis a la hora de limpiar bien la zona, sin esperar el tiempo que indica el prospecto.

El rasurado de las axilas

El rasurado de las axilas es sin duda el método más sencillo y más común para desprenderse de los vellos de forma temporal. Para obtener unos buenos resultados, se deben rasurar las axilas justo después de una ducha bien caliente.

El agua caliente y el vapor suavizan la piel y permite un afeitado mucho más cómodo y seguro. Se debe utilizar una cuchilla de buena calidad y una crema de afeitar. Los vellos de las axilas pueden crecer en diferentes direcciones, pero aseguraos de rasurarlos en el sentido inverso del crecimiento para obtener un resultado mucho más eficaz.