• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La manufactura de perfumes Memo presenta entre sus diversas creaciones una fragancia “extraída del sol” y de la mitología griega. Se trata de Shams, un perfume unisex, amaderado, ahumado, con notas de ámbar, cuero, y especias.

Al crear Shams, Memo parece haber querido aportar algo de luz solar. Efectivamente, Shams significa “sol” en árabe. Este perfume exhala un universo onírico y brillante, inspirado en la mitología griega.

“Se cuenta que el Dios persa Mitra, se subía al alba en su carro formado por constelaciones de oro, y fustigaba a sus caballos para tirar del sol hasta el crepúsculo”, explica la marca en su presentación. Además, añade que “el sol dilata nuestros corazones, en un cuerpo a cuerpo a base de pimienta, jengibre, azafrán“.

Hombre en ropa interiorShams es una fragancia oriental, y amaderada, que se abre en notas de cabeza con toques de pimienta, jengibre, azafrán y notas de incienso. Su corazón está compuesto de vetiver, y papiro, mientras que su fondo presenta efluvios de oud, láudano ciste, haba tonka, bálsamo de Tolú y styrax.

Itasca de Lubin

La casa Lubin tiene en su colección Le Vetiver, un perfume para hombres inspirado en la historia de Davy Crockett, y en los bosques de América. Se trata de Itasca, una fragancia amaderada, achiprada y aromática.

Creado por el perfumista Lucien Ferrero, Itasca de Lubin lleva el nombre de un lago de Minnesota, donde nace el río Misisipi. No hace falta más para comprender que este perfume se inspira en los bosques profundos de América.

Pero la marca quiere explicar que “Itasca de Lubin evoca la América de los bosques profundos, aquélla de los indios algonquinos y de los pioneros que la exploraron”, precisando que este perfume, “nació de los recuerdos de sus relatos de infancia, en los que Davy Crockett compartía con los indios, los primeros habitantes de aquéllas tierras, el mismo amor y respecto por la naturaleza“.

Itasca se abre en notas de cabeza de mandarina, pomelo, ginebra, y neroli. Su corazón mezcla el clavo, el haba tonka, la salvia, la nuez moscada, y el geranio. Su fondo está confeccionado a base de vetiver, ámbar, pino del Tirol, cedro, incienso, y mirra.