• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Finalmente habéis decidido dar el paso de la depilación genital, pero todavía os preguntáis sobre el método más adaptado. Cera, luz pulsada, crema, veamos algunos consejos para una primera vez.

Recortadora o cuchilla para los que tienen prisa

Si os parece que tenéis demasiado vello, la solución más simple es la recortadora o la cuchilla. La primera deja algo de vello visible, pero en menos de 5 minutos, se está listo. La cuchilla es un poco más peligrosa, pero con cierto cuidado se pueden evitar los cortes. Destaquemos que estas dos soluciones son efímeras y que después de una semana, el vello vuelve a crecer. Con relación a la crema depilatoria, también os veréis confrontados al mismo problema de crecimiento rápido.

La cera para los más atrevidos

Caliente o fría, la cera es un método eficaz para la depilación genital. Sin embargo es bastante dolorosa, y conviene tener cuidado para no quemarse con una cera demasiado caliente. Si se opta por esta solución, como primera vez, nuestro consejo es acudir a un instituto de belleza. Normalmente, una sesión de depilación genital cuesta 30 €. Destaquemos que si deseáis depilar los testículos, la solución también es igualmente la solución mejor adaptada. Pero prevenimos de entrada, el procedimiento puede ser doloroso.

Depilación genital

La luz pulsada para los más afortunados

Si tenéis el presupuesto suficiente, la depilación genital a la luz pulsada es el método más eficaz. No obstante habrá que desembolsar entre 400 y 500 € para las 6 sesiones necesarias. La técnica es totalmente indolora y los problemas de crecimiento no se plantean. Si pretendéis depilaros igualmente los glúteos con este sistema, la piel de los testículos es demasiado fina para soportar la luz pulsada o el láser.

Las ventajas de la depilación genital

Si la depilación de las axilas se ha convertido en un clásico en los hombres, la del pubis es más delicada y menos habitual. Si la guerra a los vellos del torso o de las axilas se ha declarado hace algunos años, una zona del cuerpo todavía está sujeta a muchas interrogaciones. ¿Es bueno o es malo depilarse la zona genital? Ante todo es una cuestión de gusto. Como para las otras zonas del cuerpo, si la pilosidad es realmente importante, ciertamente la depilación es necesaria. Con relación a la depilación total, se impone como el Nec Plus Ultra en términos de higiene, pero puede resultar bastante doloroso.

Las diferentes soluciones

En primer lugar desaconsejamos la solución de la cuchilla. Los riesgos de corte son importantes. La depiladora eléctrica tampoco es lo más ideal. Ciertamente no se adapta a esta zona del cuerpo, y además puede convertirse en un instrumento de tortura. Para un mantenimiento rápido y eficaz, la recortadora es lo mejor.

Se debe utilizar un cabezal regulado al nivel más bajo para un corte pequeño. Otra solución antidolor son las cremas depilatorias para un mantenimiento rápido. Sin embargo, conviene prestar atención a las eventuales alergias. Solamente los más exigentes acuden a un instituto de belleza para una depilación más profesional y que dure mucho más tiempo.