• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

La correcta alimentación en un  deportista ayuda a un mejor entrenamiento, a una recuperación más rápida y a mantener una buena calidad de vida ante el complemento de las comidas con el ejercicio físico.
Cuando decimos deportes de fuerza estamos hablando de fútbol, hockey, básquetbol y fisicoculturismo (al menos los más practicados), estos requieren de un nivel alto de energía ya que al practicarlos se queman varios componentes del metabolismo.
A la hora de elegir una dieta diaria, lo que se debe tener en cuenta es que sea alta en carbohidratos. Se debe consumir alimentos como pan, arroz, pastas, cereales de caja, y frutas.
Los fisicoculturistas que quieren incrementar la masa muscular generalmente consumen proteínas en exceso y esto no es bueno ya que se producen desechos extras en el cuerpo que provocan que los riñones trabajen más.
La dieta ideal para los deportes de fuerza 1Las proteínas y fibras son buenas pero siempre en cantidades moderadas, su alto consumo es innecesario ya que no son las principales fuentes de energía
Es preferible consumir un elevado nivel de líquidos, ya que se debe tener el  cuerpo bien hidratado durante todas las etapas del entrenamiento, así también durante las competencias para poder eliminar los desechos extras.
Se debe mantener un bajo consumo de grasas y aceites, es decir que hay  que ingerir una pequeña cantidad de grasas, ya que estas son absorbidas por las vitaminas liposolubles.
Es recomendable que el reparto energético a lo largo del día tenga una adecuada utilización de los nutrientes ingeridos. Así también como la proporción, ya que a un mayor número de comidas el rendimiento será mejor, y así se evita la fatiga digestiva y los accesos de hipoglucemia.
Aunque parezca evidente, es importante remarcar que la  distribución correcta de  energía es a través de cuatro comidas diarias desayuno, almuerzo, merienda y cena. Siempre comer sentados, con cubiertos y respetando los horarios a los que el cuerpo esta acostumbrado.
Se debe tener en cuenta que un óptimo estado de nutrición se obtiene a través de los buenos hábitos alimentarios, siempre manteniendo la regularidad, no es necesario dejar de comer ya que no tiene sentido, sólo se debe elegir correctamente cada comida para mantener nuestro cuerpo saludable y en óptimas condiciones.