• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Recuperar una rutina de alimentación tras las vacaciones es una de las premisas que muchas personas establecen como prioridad y por ello hoy desde Punto Fape compartimos los mejores tips de una dieta más saludable para la vuelta del verano.

Durante las vacaciones nos relajamos y no solo hacemos comidas más copiosas sino que también cambiamos nuestra rutina de vida, horarios y hasta olvidamos hacer ejercicio… y el resultado a la vuelta son algunos kilos de más.

Volver a la rutina y hacer una dieta más saludable puede incluir también un cambio de hábitos y de estilo de vida pero todo esto no debe representar un gran sacrificio si planificamos e implementamos hábitos nuevos sin pretender adelgazar en una semana los kilos ganados en un mes.

La dieta más saludable para la vuelta del verano 1

Veamos entonces una manera sencilla pero eficaz de realizar una dieta más saludable para la vuelta del verano y algunos cambios de hábitos que harán más sencillo llegar al éxito.

– Planificar las comidas

Evitar improvisar es importante para no acabar comiendo cosas que no deberíamos y esto se consigue planificando las comidas y el menú diario que incluirá alimentos como frutas, verduras, legumbres, pescado y carnes magras.

Si tenemos poco tiempo podemos implementar algunos trucos como por ejemplo comprar ensalada online y solo dejar para último momento la preparación del pescado o la carne con la que vamos a acompañar el plato principal.

La dieta más saludable para la vuelta del verano 2

Además, realizando una planificación de las comidas podemos comprar todos los ingredientes para preparar los platos y así ahorraremos tiempo y dinero porque dejaremos de adquirir alimentos innecesarios.

Más verduras y frutas en las comidas nos aseguran no solo una alimentación saludable sino también una excelente forma de hacer una dieta balanceada y baja en calorías.

Las legumbres no deben faltar en nuestra dieta, sobre todo estas últimas que tienen similares características a los cereales integrales y aportan al organismo proteínas de origen vegetal además de tener fibra.

– Cocinar de forma saludable

Las comidas no tienen que ser aburridas, todo lo contrario, podemos preparar platos sabrosos y coloridos añadiendo por ejemplo diversidad de verduras y legumbres.

Dejaremos atrás los fritos y rebozados que son elaboraciones muy pesadas y volveremos a cocinar los alimentos de forma más saludable como por ejemplo al horno o al vapor, reduciendo también el consumo de sal y experimentar con las especias y hierbas aromáticas.

La dieta más saludable para la vuelta del verano 3

Podemos aprovechar que en la mayoría de los supermercados ofrecen opciones de vegetales frescos envasados y comprar zanahorias online para comer crudas, cocidas y hasta glaseadas, siendo también un delicioso tentempié para picar entre horas.

– Hidratación

Sabemos que hidratarnos es importante tanto en verano como en invierno, pero si además queremos seguir una dieta baja en calorías lo ideal es eliminar los refrescos azucarados y el alcohol.

Además, una buena hidratación favorece la digestión y permite que nuestro organismo metabolice adecuadamente los nutrientes.

Si bien el agua es siempre la mejor opción para hidratarnos también podemos incluir en la dieta infusiones y jugos de frutas y verduras frescos.

– Frutos secos y semillas, fuente saludable de ácidos grasos

Añadir a nuestra dieta saludable frutos secos y semillas nos asegura contar con una fuente saludable de ácidos grasos esenciales, pero también aprovechar sus vitaminas, minerales y fibra.

Por ello, es recomendable incluir un puñado de frutos secos y semillas como lino o chía diariamente en las ensaladas, pescados y hasta en preparaciones de carnes blancas o rojas, ya que darán un toque delicioso a cualquiera de estas preparaciones.

Tanto los frutos secos como las semillas los podemos adquirir en un supermercado online cuando realizamos la compra semanal de alimentos.

– Establecer horarios

Una vez que planificamos las comidas es recomendable establecer horarios para el desayuno, almuerzo, merienda y cena, pero también marcar una hora para realizar ejercicio físico o simplemente una caminata.

Establecer horarios también nos ayuda a adaptar cada actividad a nuestro estilo de vida y así volver a tener una rutina, recordando que la cena debe ser siempre una comida liviana para evitar digestión pesada o molestias que puedan interferir en un descanso reparador.

Retomando una rutina diaria que incluya comer bien gracias a una dieta equilibrada, haciendo ejercicio físico regularmente y respetando el tiempo de un descanso reparador será más fácil retomar un estilo de vida saludable para la vuelta de las vacaciones de verano.