• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Cuando se practica deporte, normalmente oímos hablar de colación. Pero la finalidad no es incitar a los deportistas a picotear entre comidas. Normalmente, podemos leer la importancia de comer en horas frecuentes y de realizar entre 4 y 6 comidas al día. Sin embargo, no es algo fácil para todo el mundo poder prepararse más de 3 comidas al día. Para ello, las colaciones son un medio práctico de aportar al cuerpo las calorías en nutrición del deportista.

¿Cómo escoger la colación?

Las colaciones encuentran todo su sentido con el fin de poder completar el aporte calórico diario con el fin de dejar de lado algunas comidas que podrían ser pesadas a la hora de digerirlas. De esta forma, es posible tomar una colación entre el desayuno y la comida, y entre la comida y la cena. Esto depende evidentemente de cada uno, de la sensación de hambre, del ritmo diario y de la nutrición del deportista. Todo es cuestión de adaptación.

Nutrición deportiva

Para ayudaros a saber si necesitáis una colación estos son los puntos de referencia:

  • Si se siente cansancio, o una bajada de energía entre dos comidas.
  • Si se siente hambre entre dos comidas.
  • Cuando en las comidas, os sentís hambrientos y no controláis lo que se come.
  • Con ocasión del entrenamiento, no se tiene mucha energía.
  • Se necesitan más calorías a lo largo del día.

Si os encontráis en alguno de estos casos, añadir una colación es algo aconsejable. Pero ésta difiere en función de las situaciones.

Para los primeros y los últimos casos de figura, se debe optar por una fuente de glúcidos y de lípidos. Por ejemplo, un plátano y unas nueces. Estas mezclas de nueces, semillas y frutos secos son prácticas y verdaderamente buenas en la nutrición del deportista.

Si se tiene la sensación de tener hambre durante las comidas o fuera de ellas, lo ideal es una colación completa a base de glúcidos, lípidos y proteínas. Esto puede ser arroz, verduras, huevos y aceite de colza, una manzana, almendras, y carne.

Finalmente, si falta energía en el entrenamiento, se deberían consumir glúcidos y proteínas, por ejemplo con un pancake de avena y de huevos.

El índice glicémico

Todos los glúcidos recomendados en la nutrición del deportista son de índice glicémico bajo o medio. Las cantidades hay que ajustarlas en función de las necesidades de cada uno.