• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La pérdida de peso se ha convertido en un método general, que supera ampliamente el marco del bienestar. Justamente, los malos consejos pueden ir en contra de este bienestar. Adelgazar se ha convertido igualmente en un negocio muy sustancioso, de tal forma que es difícil situarse en medio de tantas opiniones sobre cómo perder peso. Veamos algunos clichés sobre la pérdida de peso que conviene combatir absolutamente.

Para adelgazar rápido no se comen grasas

El rechazo de la grasa es algo que se ha puesto de moda desde hace muchos años. Se dice que los lípidos son los únicos responsables de los kilos de más. La consecuencia es terrible: se tiene miedo a incluir cualquier tipo de lípidos en la comida diaria. Esto es un error contraproducente. En realidad, existen grasas buenas, grasas que son beneficiosas para el organismo. En primer lugar están los omega 3. Están presentes en el aceite de oliva, de colza, pescado, o almendras.

Estas grasas conviene priorizarlas. Primeramente porque participan en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, pero sobre todo porque facilitan la lipólisis. Esta es una forma de eliminar grasa consumiendo. Por lo tanto estamos lejos de la imagen falsa que presenta la grasa como algo malo para la salud.

Los ejercicios de musculación engordan

Esta idea recibida está muy de moda. La musculación tiene mala prensa porque dicen que engorda. Pero esto es absolutamente falso, y conviene establecer la verdad sobre este asunto. Primeramente, al menos de entrenar a gran intensidad, o de recurrir a productos dopantes, la musculación no transforma a nadie en culturista de la noche a la mañana.

Régimen sanoPara esculpir la silueta, es la mejor opción. En efecto, una sesión de musculación permite secretar hormonas anabolizantes, responsables del aumento de masa muscular, pero sobre todo de la combustión de grasas. Se puede perder grasa, aumentando músculo.

Aquí es donde interviene una confusión corriente. El músculo pesa 3 veces más que la grasa. Por esa razón lo que no hay que mirar es la balanza, sino el espejo. La musculación, además de su efecto antiinflamatorio, tiene efectos impresionantes sobre la escultura del cuerpo. Tres condiciones sin embargo: intensidad, regularidad, y alimentación. La musculación sin una alimentación sana no puede producir buenos resultados.

Correr adelgaza

Correr se ha convertido en un fenómeno de moda, los corredores son cada vez más numerosos. En sí misma, la actividad parece interesante. Sin embargo, los corredores suelen decepcionarse con los resultados sobre su silueta. Para optimizar los efectos sobre el organismo, lo ideal es combinar musculación con footing.

Durante la sesión de musculación, la noradrenalina que se secreta hace que se pierda grasa. Luego se encadena con 45 minutos de un ejercicio cardiovascular, para consumir grasa. Este es el secreto de una pérdida de peso rápida y estable, siempre que se sea asiduo a estos ejercicios.