• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Al igual que el calentamiento, los estiramientos, comúnmente llamados stretching, forman parte de nuestras sesiones de entrenamiento. Practicados antes del deporte, tienen la función de hacer que los músculos estén más flexibles, mejorando así los rendimientos atléticos.

Además, unos músculos más flexibles son menos sensibles a las caídas y están mejor preparados para soportar los golpes y torceduras. Pero los estiramientos deben ser efectuados después de la realización del deporte, para permitir que el cuerpo se relaje, y volver a recuperar la sensación de bienestar y de equilibrio iniciales. Veamos algunos ejemplos de estiramientos.

Los estiramientos en Fitness 1Es fundamental efectuar estiramientos regulares a nivel de las piernas, antes y después del ejercicio, y especialmente tras haber corrido, para poder recuperar un buen equilibrio físico. Estirad ante todo los cuádriceps, manteniendo el apoyo contra un muro, y conservando el busto derecho, y la pelvis hacia adelante, los glúteos hacia adentro.

Cogeos un tobillo con la mano, y doblad la pierna, manteniendo el torso siempre derecho, y evitando arquear la espalda. Este ejercicio se debe repetir sin forzar demasiado, y durante varios minutos.

Estiramientos de los abductores

Después de los cuádriceps, se debe comenzar con los estiramientos de las pantorrillas y de los músculos abductores. Apoyaos contra la pared, poned las manos a una altura más elevada que las de los hombros. Colocad los pies hacia atrás, y bien apoyados sobre el suelo. Cuanto más atrás estén los pies, el estiramiento será más eficaz.

Para los músculos abductores, la flexión de una pierna os permite estirar los músculos de la otra pierna. Simplemente se debe flexionar bien una pierna, y mantener los pies sobre el suelo, para permitir a su opuesto que se estire bien.

Los estiramientos para las piernas son muy importantes, sobretodo si no se practica ningún tipo de deporte con cierta frecuencia. El stretching forma parte de nuestro equilibrio físico. Por otro lado, permite prevenir ciertas enfermedades, como la artrosis y los dolores de espalda.