• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Fuente de aventura y mucha adrenalina los ríos y sus vigorosas aguas representan una aventura para el hombre desde el pasado. Hoy el rafting es el deporte que mejor representa esos momentos divertidos e inolvidables donde el descenso de un río es el protagonista.

Vivir el rafting es sinónimo de una aventura increíble como la de recorrer todas las condiciones naturales y peligrosas de un río y hacerlo sobre una embarcación inflable y en equipo.

La balsa inflable que se utiliza para practicar rafting puede llevar hasta diez pasajeros, siempre dependiendo de su tamaño y los deportistas deberán equiparse con un casco de protección, un salvavidas y un remo.

Lanzado a la aventura el grupo de rafting es conducido por un guía experimentado quien da las indicaciones para sobrepasar con éxito cada obstáculo que se presente en su camino. El verano es la mejor época del año para practicar rafting y cada vez son más los que comienzan a disfrutar de la aventura que este deporte les propone

Si eres amante de los deportes de aventura y ya practicas o piensas comenzar a disfrutar de emociones fuertes, a continuación compartimos algunos de los mejores lugares en España para practicar rafting.

Murillo de Gállego, Pirineos

El municipio de Murillo de Gállego, junto a los Mallos de Riglos, en los Pirineos podrás encontrar numerosas empresas de turismo y agencias que se especializan en este tipo de servicio de actividades de ocio, excursiones y deportes de aventura como rafting, siendo la época en que sus ofertas están disponibles ni bien comienza la primavera y hasta finalizado el verano.

Murillo de Gállego, Pirineos

Río Miño, Galicia

El popular y por demás conocido río Miño en Galicia es también un excelente entorno para la práctica de rafting pues permite descensos en balsa neumática increíbles.

Se trata de un río muy caudaloso y por ello la práctica de este deporte no se recomienda visitar el lugar en los momentos en los que baja demasiada agua, siendo uno de los mejores tramos para hacer rafting el que va de Frieira hasta Barcelo donde existen muchos rápidos que hará esta aventura muy divertida.

Río Cabriel, entre Madrid y Valencia

Para quienes viven en el centro de la Península el río Cabriel, situado entre Madrid y Valencia, es el lugar ideal para la práctica de rafting. Además se trata de un río caudaloso con niveles II y III.

Apto para quienes recién se inician en esta práctica, la mejor época para visitar el río Cabriel es a fines de la primavera cuando el río alcanza su mayor caudal y aprovechar el viaje para hacer una excursión por la zona disfrutando de sus paisajes increíbles.

Río Ara, Pirineo Oscense

Situado junto a los municipios de Torla y Broto, en el Pirineo Oscense y muy cerca del hermoso Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el río Ara es considerado como uno de los causes de agua de la región con descenso más emocionantes al ser de niveles III y IV.

Río Ara, Pirineo Oscense

Río Genil

Al sur de España, el río Genil es perfecto para realizar rafting clases II y III en sus diferentes tramos, por lo tanto es recomendado para quienes recién de inician en este deporte.

A solo 90 minutos de Sevilla y a menos de una hora de la famosa Costa del Sol, la temporada de rafting en el río Genil va de Mayo a Septiembre coincidiendo con las vacaciones de verano, siendo recomendado hacer el tramo de 9 kilómetros que va de Benamejí a Palenciana, considerado como el más importante para los descensos.

Rio Alto Ebro, Zona de Cantábrica

En la zona cantábrica peninsular, uno de los principales ríos para la práctica de rafting es el alto Ebro. Un río caudaloso, la mejor época para visitar el lugar es de marzo a octubre, donde los niveles son de II y III dos clases ideales para los principiantes.

El río Alto Ebro tiene diferentes puntos para realizar descensos, algunos son para quienes recién se inician en el rafting con recorridos tranquilos, en tanto que para los amantes del riesgo, la aventura y que quieran experimentar un experiencia con más adrenalida, está el tramo del Cañón del alto Ebro, el cual destaca por la emoción del descenso y por los espectaculares paisajes.