• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Es cierto que el desodorante para hombre no es totalmente un cuidado corporal en sentido estricto, pero se ha convertido en la puerta de entrada hacia otro tipo de cosméticos exclusivos para hombres. Desde la piedra de alumbre, a los desodorantes perfumados tipo Axe, roll-on, o en spray, los desodorantes se adaptan en función de cada necesidad.

Hoy en día se están expandiendo con gran éxito los desodorantes «antimanchas blancas», y los desodorantes «antiirritaciones».

Limpieza facial y exfoliante

A veces es difícil que el hombre comprenda que un gel de ducha no es forzosamente el cuidado más ideal para la piel. La propuesta de un limpiador facial, sobretodo por la tarde, no debe caer en el vacío. La piel, en efecto, acumula toxinas e impurezas a lo largo de toda la jornada, especialmente si nos desplazamos en moto o en bicicleta por la ciudad, y por esa razón hay que desprenderse de toda esa suciedad para que la piel respire con normalidad.

Hombre secándose el peloLos limpiadores faciales suelen venir con microperlas, tal y como ocurre con los exfoliantes, para un efecto más tonificante, y una eficacia mayor en la higiene epidérmica.

El after-shave

Para muchos hombres, el after-shave sigue siendo un cosmético old school, con el que se debe masajear la cara a base de golpes suaves, y un buen concentrado de alcohol. Sin embargo, hoy en día existen lociones y geles mucho más suaves, bastantes fluidos y fundentes que se pueden aplicar en el rostro y que además hidratan, y no tienen el aspecto de una crema.

Estas fórmulas calman la epidermis después de la abrasión provocada por la cuchilla, y protegen, pero sin reemplazar un buen hidratante facial. En realidad, estos productos no están hechos para ser aplicados por la totalidad del rostro.

La crema hidratante y los fluidos

A menudo se habla de cremas, pero algunas marcas han comprendido que el apelativo puede resultar demasiado femenino, y quizás corresponder a una textura demasiado enriquecida. Hoy en día, el nombre que se suele utilizar es el de fluido, que libera una dosis de activos estimulantes, sin efectos grasientos, y con un efecto sin brillos que gusta a la mayoría de los hombres.