• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La preocupación masculina por la apariencia no se limita a si se es o no musculoso o delgado, de hecho se le da mas importancia a la forma y tamaño del pene que al resto del cuerpo.
Existe la convicción de que un pene mas grande y mas grueso es símbolo de ser mas hombre y de tener mayor capacidad para proporcionar placer sexual, aunque las afirmaciones médicas no apoyen tal cosa.
Así, muchos hombres buscan alternativas para incrementar las dimensiones de su miembro viril intentando superar complejos o traumas, para ello existen diversas alternativas que van desde los aparatos de tracción hasta la cirugía.
La autoestima de un hombre guarda una estrecha relación con el aspecto de sus genitales, que a menudo se valora por comparación con un modelo ideal. Aunque el aspecto y el tamaño de los genitales sean normales, el sujeto los considerará inadecuados o anormales. Muchos hombres alegan preocupación por el tamaño de su pene, sobre todo en estado flácido, y en especial en el contexto de los vestuarios de un gimnasio.
Mejorar el aspecto del pene 1El tamaño normal del pene varía considerablemente, por lo que definir cuándo un pene es o no normal, es extremadamente subjetivo y más delicado es hacer diagnósticos al respecto.
Según los especialistas son pocos los casos en donde está indicado algún método para aumentar el tamaño del pene, como en el micropene real o como secuelas de amputaciones por tumores o accidentes.
Sin embargo caa vez es mayor la cantidad de hombres que recurren a estos métodos, y está de parte del médico aclarar que es muy dificil que el tamaño del pene imposibilite una relación sexual satisfactoria. En la mayoría de las veces los problemas masculinos puedes ser causados por factores psicológicos que son atribuidos al tamaño de sus genitales.
Tampoco los problemas como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz tienen relación directa con el tamaño de este órgano, en cada caso es el médico quien debe establecer las causas y el tratamiento oportuno.
Todas estas condiciones son temas de gran interés por parte de la población maculina y por tanto son objeto de explotación comercial, encontramos en la red cientos de sitios que ofrecen desde medicamentos hasta procedimientos quirúrgicos para solucionarlos con la promesa de una mejor vida sexual.
Efectivamente existen muchas modalidades para alargar unos centímetros. Por ejemplo el uso de aparatos de tracción, que funcionan, pero exigen constancia y disciplina en su uso por parte del interesado; hasta la cirugía que implica grandes riesgos y no siempre da los resultados que se desean.
En el caso del procedimiento quirúrgico, según el caso, el cirujano puede colocar prótesis para incrementar el grosor o la longitud, seccionar parte del ligamento suspensorio o de la piel y en ocasiones implantar materiales hinchables.
Según el Dr. Gary J Alter de la Asociación de Urología de los Estados Unidos, con la cirugía no se cura una falta general de autoestima, por lo que la cirugía estética genital está, de hecho, contraindicada en pacientes psicológicamente inestables.
Antes de someterse a este tipo de intervención es necesario conocer todos los riesgos y ser realistas en cuanto a los posibles resultados, quizá un par de centímetros no merezcan tanto esfuerzo, dinero y complicaciones. No todas las veces «mas es mejor».