• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Con más horas de luz a nuestra disposición, y con más tiempo libro, podemos empezar a practicar otros deportes, como por ejemplo las mountain bikes. De hecho, es uno de esos deportes que en las última década se ha vuelto muy para el verano, en detrimento de su práctica en invierno.
Mejora la subida con tu bicicleta 1Muchas veces, empleamos mal la técnica de subida con la bicicleta, lo que nos hace perder energía y enfoque. No es nada grabe, aplicando algunos consejos en las subidas empinadas se puede conseguir no perder tracción y a la vez, que la rueda delantera mantenga el contacto con el suelo.
Esto, nos generará más agarre al suelo, y por tanto, una mayor estabilidad. Antes de empezar los  trucos, hay que indicar que el pedaleo siempre debe ser constante, sin tirones, y que es en esto donde se basa todo lo demás. Así que antes de nada controla este aspecto.

  1. Siéntate en la punta del sillín
  2. Lleva a cabo un movimiento continuo
  3. Elige la marcha correcta. Entre 60 y 90 rpm de pedaleo
  4. Cada 5 minutos ponte en pie y haz giros completos de los pedales
  5. No tengas miedo si la subida es larga
  6. Mantén el ritmo, aunque sea bajo

Con estos sencillos trucos, podemos conseguir que la subida sea mucho más llevadera, y que la presión sobre los glúteos y los lumbares sea menos dolorosa. Factor que agradeceremos sumamente.
En caso de que la subida tenga piedras, aplica también una cierta libertad en los brazos, para que la bici pueda circular como le plazca. Además, también debes tener cuidado con los baches más grandes, estos, intenta superarlos primero elevando un poco el manillar, así será más placentero pasar por él.
Por último, en caso de piedras, recuerda vigilar el glutis, puede quedar verdaderamente dolorido y con síntomas extraños. En este sentido elévalo de vez en cuando y busca tener un buen sillín.