• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Seguramente habéis oído hablar de que los músculos tenían una memoria, lo que permitía a los deportistas recuperar su rendimiento deportivo rápidamente, incluso después de un daño, o una parada prolongada de su actividad deportiva. El mecanismo es doble, existe la memoria muscular y la memoria del movimiento y de los mecanismos de recuperación y de adaptación que el cerebro almacena.

Más que un fenómeno de memorización, los músculos modifican su estructura con el fin de recuperar su capacidad rápidamente, incluso después de haber parado en su solicitud por la actividad deportiva. En efecto, aunque esto concierne sobre todo a las fibras rápidas, durante un entrenamiento regular e intensivo, el organismo recluta todas las fibras musculares para responder al trabajo requerido. Cuando el número de fibras disponibles es insuficiente, unas células madres vecinas van a ser reclutadas.

Hombre haciendo pesas

Estas células van a recibir un núcleo codificado genéticamente para cumplir la misma función que las células musculares reclutadas. Una vez que estas células están reclutadas y definidas, el organismo aumenta su tamaño para hacerlas más fuertes. Para resumir, cuando el trabajo muscular se hace regular e intensivo, las fibras musculares reciben la orden de engordar, si el trabajo aumenta el organismo recluta nuevas fibras para hacerlas de nuevo engordar y aumentar la fuerza.

Si la actividad física cesa durante un tiempo relativamente largo, las fibras musculares se reducen de tamaño pero su número sigue siendo el mismo, salvo que haya una enfermedad degenerativa. Es a este nivel cuando se habla de memoria muscular. En efecto, el músculo solicitado de nuevo, retomará rápidamente más fuerza y su volumen, si anteriormente se ha estado entrenando durante un largo periodo antes de parar, simplemente porque la fase de reclutamiento de nuevas fibras ya está hecho, y tan sólo le quedará la fase de hipertrofia.

Cuando se retoma un entrenamiento adaptado y una nutrición bien calculada, el deportista en descanso retoma una intensidad, una fuerza y un volumen muscular mucho más rápidamente que cualquier otra persona sin entrenamiento. Esto es en gran parte lo que explica que una persona que haya practicado una actividad deportiva intensa durante varios años, conserve los beneficios saludables de la actividad deportiva durante toda su vida, contrariamente a una persona no deportista.

Sobre el mismo principio sabemos que muchas patologías procedentes de la reducción de la masa muscular debida a la edad. El deportista estará protegido porque su masa muscular se reducirá mucho menos por el hecho de que el número de células será superior al de una persona que no haya practicado deporte anteriormente.

La otra memoria muscular es la que registra el cerebro. En efecto, una práctica regular de un deporte desarrolla el equilibrio, los reflejos, la cognición, y la memoria del proceso de recuperación. Un deportista habrá por lo tanto memorizado los movimientos y los reflejos fisiológicos que explican que su práctica sea más fluida al retomar un deporte que si lo hiciera un principiante, incluso en una disciplina diferente.