• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

En  Castellón,  el bello pueblo de Morella es una pequeña villa detenida en el tiempo que permite a sus visitantes revivir un poco la  Edad Media a través de su particular arquitectura.

Capital de la comarca de Els Ports, Morella se destaca entre otras cosas por su magnífico castillo que se encuentra enclavado en lo alto de la colina. Protegido por murallas, con estrechas calles y cientos de rincones para recorrer, este poblado es una encantadora postal del extremo norte de Valencia.

QuiMorella, encantadora villa medieval 1enes visitan Morella en el  invierno podrán  gozar de la nieve que cubre todo el poblado y en el verano su bello entorno es ideal para la práctica de senderismo y tranquilas caminatas por el Paseo de Ronda, con senderos y bonitos parques que nos presentan una vista diferente de la ciudad.

El Castillo de Morella, parcialmente destruido durante las Guerras Carlistas, fue varias veces reconstruido y también transformado. Desde él se obtienen magníficas vistas de toda la villa.

Su magnífico casco histórico, se encuentra protegido por varios kilómetros de altas murallas, con siete puertas y diez torres nos dan acceso a toda la estructura de gran belleza.

La  Basílica de Santa María La Mayor, edificada entre los siglos XII y XIV es  una auténtica joya de la arquitectura de estilo gótico. en su interior se puede acceder al coro y en la Capilla Mayor hallaremos un hermoso retablo del siglo XVII.

A lado de la iglesia, el Convento de San Francisco nos muestra una construccion del siglo XIII, en su interior funciona en la actualidad el Museo Etnológico de Morella y una sala capitular con un gran claustro.

En el centro histórico puede visitarse también la Iglesia de San Nicolás y el Palacio del Ayuntamiento.

Varias casas solariegas nos señalan una época de brillo y de esplendor como la del Palacio del Cardenal Ram del siglo XVI que es hoy un hotel, el Palacio del Marqués de Cruilles del siglo XVI y el de los Ciruana de Quadres del siglo XIV.

La gastronomía de la villa se destaca por sus quesos, jamones y embutidos, así como sus famosos  pasteles y exquisitas trufas.

Morella es un lugar encantador una excelente opción para unas vacaciones destinadas al descanso y la relajación con un entorno incomparable.