• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

En la antigüedad, las artes marciales eran un deporte reservado sólo para ser practicado por los hombres y no era permitido que las mujeres se dedicaran a entrenar disciplinas como el Judo, Karate, o Tae-Kwondo.

Pero con el paso del tiempo y la evolución de la mujer, adentrándose más en el “mundo de los hombres”, hoy es común que las mujeres practiquemos alguna disciplina de arte marcial, teniendo como premisa básica los innumerables beneficios que ésta genera tanto a nivel físico como mental y espiritual, además de enseñar concentración y dominio del propio cuerpo y del carácter.

Mujeres y Artes Marciales 1Las artes marciales también sirven para mantenernos en forma y a pesar que normalmente se las conoce como una manera de defensa personal.

Existen infinidad de artes marciales, pero cualquiera sea la elegida todas obligan a realizar ejercicio aeróbico en el entrenamiento, lo que ayuda a tener una mayor elongación y también contribuyen a adelgazar.

Existe la creencia que el Karate o Judo son disciplinas violentas y en realidad esto no es así, ya que no existen golpes reales sino que sólo se marcan determinados ejercicios. Además, todas las artes marciales tienen como principio promover el respeto hacia el otro, así como valores que se relacionan con el bienestar y la felicidad, el compañerismo y la disciplina.

Todas las artes marciales se dividen en Kata (forma) donde se aprenden las técnicas y el combate donde ser realiza el entrenamiento en pareja.

Existen mujeres que deciden practicar un arte marcial como una forma de defensa personal y otras que sólo lo hacen porque realmente gustan de este estilo de vida.

Las artes marciales brindan también una confianza mayor en una misma y son ideales para mujeres que tienen un poco baja su autoestima como para aquellas que buscan la superación.

Los Chinos tienen la creencia que existen dos tipos de ejercicios:

  • El externo enfocado en el desarrollo del cuerpo y el fortalecimiento.
  • El interno más enfocado en dasarrollar la fuerza interior, un estilo de ejercicio más tranquilo que ayuda a lograr la calma y salud interior.

Algunas de las formas de artes marciales que pueden practicarse son:

  • El Karate: Es quizás las más conocida, una forma de defensa personal originada en Okinawa, Japón. Utiliza el cuerpo como arma, deriva de la filosofía Budista. Se utilizan movimientos especiales y la concentración.
  • Kung Fu: Existen diversas formas de Kung Fu, una es el Wing Chun, ideal para mujeres ya que es un excelente sistema de defensa personal que utiliza poca energía y su enseñanaza se basa en atacar al enemigo en sus puntos débiles.
  • Tae Kwon Do: Un arte marcial nacida en Corea, su característica principal son los movimientos rápidos de las piernas. Los movimientos utilizando las piernas son de suma importancia, siendo una forma vigorosa y agresiva de combate.
  • Qi gong: Qi significa energía y Gong significa práctica. En esta disciplina se pone énfasis en la precisión de movimientos y en la postura. Es similar al Tai Chi porque sus ejercicios se hacen de manera lenta y son meditados.
  • Tai Chi: Llamada la meditación en movimiento. Son una serie de movimientos que se realizan despacio y a medida que se ejecutan se va relajando tanto el cuerpo como el sistema nervioso. Existen varios tipos de Tai Chi uno de los más populares es el Yang. Tiene beneficios para todas las edades, sus movimientos suaves lo hacen perfecto para las personas de edad avanzada.
  • Judo: Se trata de un deporte popular, además de un método de defensa personal. De origen Japonés, deriva de la antigua práctica japonesa de jujutsu, un maestro lo estableció como la forma de educación física escolar de Japón en 1882, convirtiéndolo en el Judo. Después de esto fue usado por la policía en Japón. Puede practicarse a cualquier edad. Sus bases son máxima eficiencia y beneficio mutuo.
  • Kalari: Originado en el sur de la India, los entrenamiento de kalari comienzan y culminan con salutación igual que la de Yoga. Siempre empieza con movimientos calmos y poco a poco se vuelven energéticos. En cada sesión los participantes deben enfocarse en su energía interna, en su fuerza vital. Importantes son los principios de unidad, sincronía de movimientos y respiración. Es una técnica donde se realizan movimientos aeróbicos, de flexibilidad, siendo un tipo de ejercicio tonificador.

Al optar por la práctica de un arte marcial es esencial relizarla con un maestro credenciado ya que esto es fundamental para un buen desarrollo de la disciplina elegida.